Expertos consideran que el caso de JOH “es muy grande” y que el juez no va a permitir que se retiren los cargos

0
531

Tegucigalpa.- El juez Kevin Castel, encargado del juicio contra el expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se negó a posponer el juicio, como lo había solicitado la Fiscalía y la defensa del exmandatario.

La petición fue hecha el 3 de enero del presente año y con ella se buscaba que el juicio contra Hernández, pactado para el 24 de abril, fuese reprogramado.

Sin embargo, Castel determinó que todo sigue el curso planeado desde hace meses, es decir que el próximo martes 10 de enero el tribunal escuchará a la parte acusadora y a la defensa del hondureño, señalado por narcotráfico y otros cargos.

Dicha audiencia será a las 2:00 de la tarde (hora local) y la siguiente comparecencia será el 24 de abril, donde se desarrollará el debate.

Raymond Colon, abogado de Juan Orlando Hernández, dijo en las últimas horas, que intentará poner en marcha una nueva estrategia a meses del inicio del juicio, fijado para el próximo abril de 2023.

“El juez Castel no va a permitir que a un caso como el de Juan Orlando Hernández le vayan a quitar los cargos”, eso fue lo que manifestó el exjefe de operaciones internacionales de la DEA, Mike Vigil, refiriéndose a las acusaciones que enfrenta el ex presidente hondureño.

Aseguró durante una entrevista que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) no quiere “presentar información” sobre el caso del expresidente.

“Si no me lo dan (información) voy a hacer una moción para desestimar el caso porque viola los derechos bajo la Sextra Enmienda del cliente”, reveló Colón.

De acuerdo al profesional del Derecho, nacido en Puerto Rico, existe un complot entre los “narcos” y la DEA para inculpar al expresidente Hernández.

Sin embargo, Mike Vigil mencionó que “este caso es un caso muy grande en Estados Unidos y ahora nada más tienen a Colon como defensor y va a ser algo difícil que un solo abogado pueda defender a Juan Orlando Hernández sobre este caso y toda la evidencia que existe”, en declaraciones para TSi.

El exgobernante es acusado por EEUU de participar en una conspiración corrupta y violenta de tráfico de drogas para facilitar la importación de toneladas de cocaína a ese país, así como de recibir millones de dólares de múltiples organizaciones de narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares.