El senador Republicano Marco Rubio espera que la presidenta Xiomara no siga el ejemplo de Mel

0
627

Tegucigalpa.- El senador republicano de Estados Unidos, Marco Rubio recomendó este miércoles (09.02.2022) a la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, no seguir el ejemplo de su esposo, el expresidente de la nación (2006-2009), José Manuel Zelaya, que simpatizó con los difuntos mandatarios de Venezuela y Cuba.

Y es que, la nominada por el presidente estadounidense, Joe Biden, para ser embajadora de Estados Unidos en Honduras, Laura Farnsworth, durante su audiencia de confirmación en el Senado, dijo que considera que es muy importante que el país centroamericano siga siendo aliado de Taiwán.

En ese sentido, Rubio le contestó que «espero que la nueva presidenta Xiomara Castro siga ese camino; y no el ejemplo que le dio su esposo cuando era presidente y simpatizó con Hugo Chávez en Venezuela y Raúl Castro en Cuba».

Acto seguido, el político estadounidense indicó que Taiwán es un modelo de lo que Estados Unidos quiere para Asia. Al mismo tiempo, llamó a Farnsworth a, en caso de ser confirmada, usar su amplia experiencia diplomática previa.

Esto último, señaló Marco Rubio, en lugares “muy difíciles como Nicaragua”, para que Honduras no termine reconociendo a esa isla como parte de China.

También confió en que el gobierno de Castro aproveche la oportunidad para implementar reformas de sentido común para que Honduras sea más receptivo a la inversión extranjera.

«Si se fabrican más cosas en naciones como Honduras más cerca de nuestro país, tendremos una cadena de suministro más segura; y que dependerá menos de las interrupciones provenientes de otras regiones del mundo», sostuvo Rubio.

El esposo de Castro, Manuel Zelaya, depuesto en un golpe de Estado en 2009 cuando intentó impulsar un referendo sobre la reelección presidencial; que fue visto por sus críticos como una maniobra para mantenerse en el poder, era un aliado del fallecido líder socialista venezolano Hugo Chávez.

El mismo día en que asumió, Castro reinició el vínculo con el gobierno venezolano de Nicolás Maduro, el delfín de Chávez que Estados Unidos considera un dictador e imputó de «narcoterrorismo».

Las relaciones entre Tegucigalpa y Caracas estaban interrumpidas desde 2019, cuando el antecesor de Castro, Juan Orlando Hernández; se sumó al desconocimiento de la reelección de Maduro junto a Estados Unidos y medio centenar de países.