El rechazo a Ortega se ha profundizado a nivel internacional, según Cetcam

0
360

Tegucigalpa.- El aislamiento y el rechazo hacia el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, «se ha profundizado» dentro de la comunidad internacional, según un análisis del Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica (Cetcam) divulgado este jueves.

Ese aislamiento y rechazo hacia Ortega por parte de la comunidad internacional creció luego de que en febrero pasado las autoridades judiciales de Nicaragua retiraran la nacionalidad a 317 nicaragüenses, entre ellos a los escritores Sergio Ramírez y Gioconda Belli, y a 222 excarcelados políticos, según el «Informe Perspectivas» de ese centro de pensamiento.

Según la Cetcam, un centro de pensamiento integrado por investigadores centroamericanos de distintas disciplinas, las primeras reacciones de los nicaragüenses y de la comunidad internacional al conocer la excarcelación de 222 prisioneros políticos, que fueron expulsados hacia Estados Unidos, «fue de alivio y alegría».

Sin embargo, «cuando se supo de la continuidad del castigo, no solo a los 222 excarcelados, sino a 94 personalidades declaradas prófugas de la justicia (y apátridas), así como la bárbara sentencia contra el obispo (Rolando) Álvarez, el aislamiento y rechazo de la comunidad internacional se han profundizado», sostuvo.

El pasado 9 de febrero, Nicaragua excarceló y expulsó del país a 222 presos políticos, entre ellos prominentes figuras de la oposición nicaragüense, que fueron trasladados a Washington en un avión fletado por el Gobierno estadounidense.

El obispo Álvarez, muy crítico con el Gobierno sandinista, se negó a subir en el avión y a ser desterrado, y un día después fue condenado a 26 años y 4 de meses de prisión tras ser declarado culpable por delitos considerados «traición a la patria», privado de su nacionalidad y trasladado de su arresto domiciliario a la cárcel Modelo.

Las autoridades de Nicaragua también retiraron su nacionalidad, el pasado 15 de febrero, a 94 nicaragüenses, entre ellos a Ramírez y Belli, así como al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, a la legendaria exguerrillera Dora María Téllez, la veterana defensora de los derechos humanos, Vilma Núñez, el periodista Carlos Fernando Chamorro, entre otros.

CAMBIÓ ESCENARIO POLÍTICO DE NICARAGUA

De acuerdo con el análisis del Cetcam, el rechazo por estos acontecimientos también llegó hasta los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido en el poder en Nicaragua.

«Las decisiones más recientes relacionadas con la desnacionalización, los ataques a la Iglesia (católica) y la confiscación de bienes han incrementado el malestar entre los funcionarios públicos, incluidos oficiales del Ejército y la Policía, porque no ven bien estas acciones de represión», aseguró la Cetcam.

Asimismo, para ese centro esos acontecimientos cambiaron el escenario político de Nicaragua, «ya que una buena parte de ellas pertenecían al liderazgo de primera línea del movimiento que nació en abril 2018 y de organizaciones de oposición».

Estos liderazgos y sus organizaciones «deberán prepararse para negociar y enfrentarse a Ortega en un eventual proceso electoral, para el cual debe conformarse un frente amplio opositor», valoró la Cetcam en el informe.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del 7 de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión o en el exilio. EFE