El Ministerio Público dice que no tiene resultado concluyente de autopsia en caso de niña en Lempira

0
159

Tegucigalpa.- El caso de la niña Allison Nahomy Argueta, que supuestamente murió atacada por un perro pitbull en el departamento de Lempira, habría tomado un giro en las investigaciones.

Los indicios extraídos de la autopsia del cuerpo de la pequeña, indican preliminarmente que habría sido víctima de un asesinato de alguien cercano y no de mordeduras del can.

Argueta, de 9 años, según información filtrada, tenía golpes en su cabeza, una herida de arma blanca en su cuello e indicios de presunto abuso sexual.

La portavoz del Ministerio Público, la abogada Lorena Cálix, indicó en ese sentido que hay un informe encaminado, pero el mismo no es concluyente.

“El fiscal coordinador de la oficina regional del Ministerio Público en el occidente, me ha confirmado que no se tiene todavía un dictamen concluyente del resultado de la autopsia médico legal”, apuntó.

La vocera del ente investigador dijo que de momento no se puede asegurar si la infante fue ultrajada. “Las circunstancias de su muerte todavía no están esclarecidas”.

El trabajo, precisó Cálix, se debe hacer de conformidad a lo que establece la norma procesal penal.

“No tenemos un dictamen de autopsia concluyente”, reiteró la representante de relaciones públicas de la fiscalía, quien espera se tenga un informe definitivo en el menor tiempo posible.

La funcionaria aseguró que el caso no se ha tenido abandonado y “se está llevando con la diligencia debida”.

La prueba científica será clave para esclarecer la muerte de Allison Nahomy, apuntó Cálix, afirmando que hasta ahora lo único que se tiene es un preliminar que debe ser validado.

“Se va a conformar una mesa técnica para continuar en este proceso de investigación hasta llegar a la verdad”, anunció la portavoz, quien se limitó a referirse al informe preliminar.

“Lo dicho hasta hoy no es creíble en tanto la voz oficial no se pronuncie, y la voz oficial la tiene el Ministerio Público a través de sus dependencias”, sentenció.

La muerte de Allison el pasado 8 de junio en el barrio Las Delicias de Lepaera, Lempira, causó conmoción en todo el país, incluso, muchos abogaron para que los perros de raza peligrosa fueran prohibidos.