El internet de Starlink de Elon Musk ya está disponible en El Salvador, según SpaceX

0
343

San Salvador.– El servicio de banda ancha de la plataforma por satélite Starlink, del multimillonario Elon Musk, ya está disponible en El Salvador, según lo publicó en Twitter la compañía privada SpaceX.

«Starlink ahora está disponible en El Salvador», señala un mensaje de SpaceX en dicha red social, el cual fue retomado por el presidente salvadoreño, Nayib Bukele.

El periódico local La Prensa Gráfica apuntó en una nota que, según la compañía Starlink, El Salvador, con una extensión territorial de más de 21.000 kilómetros cuadrados y con más de 6,3 millones de habitantes, es el primer país centroamericano donde se ha habilitado el servicio.

Según el sitio web oficial www.starlink.com, indicó la nota, el servicio tiene un costo de 49 dólares por mes, pero explica que se debe realizar un pago único y extra de 499 dólares para poder recibir todo el paquete que incluye la antena satelital y sus accesorios, más 25 dólares por el envío.

La compañía privada SpaceX lanzó a finales de febrero pasado desde Cabo Cañaveral, en Florida (EE.UU.), un cohete Falcon 9 para llevar una nueva flota de satélites de comunicaciones Starlink de segunda generación al espacio, que proporcionarán «velocidades aún más rápidas a más usuarios», anunció la empresa.

Desde que obtuvo la licencia original para operar la red Starlink de primera generación, SpaceX ha lanzado casi 4.000 satélites y proporciona internet de alta velocidad a más de un millón de lugares en todo el mundo, la mayoría de los cuales son hogares, según la compañía fundada por el magnate Elon Musk.

Según el medio Space.com, SpaceX tiene permiso para lanzar 12.000 satélites pero ha solicitado la aprobación de un regulador internacional para lanzar hasta 30.000 más.

La compañía explica que mientras la mayoría de los servicios de internet por satélite provienen de satélites que orbitan a unos 35.000 kilómetros, el enjambre de Starlink está mucho más cerca de la Tierra, a unos 550 kilómetros, lo que le permite reducir el tiempo que lleva a los datos ir de ida y vuelta entre el usuario y el satélite. EFE