El Codeh denuncia que los uniformes policiales son vendidos a los privados de libertad

0
471
Workers leave the Complejo de Rehabilitacion Social de Adultos El Porvenir prison complex in El Porvenir, Francisco Morazan department, 90 km north of Tegucigalpa on February 12, 2015. The prison was built by Honduran army engineers on land seized to people linked to drug trafficking and organized crime. AFP PHOTO/Orlando SIERRA.

Tegucigalpa.- El presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (Codeh), Hugo Maldonado, denunció que en Honduras ahora les venden uniformes policiales a los privados de libertad para que puedan escaparse.

Maldonado señaló que se trata de una nueva modalidad del crimen organizado en el país centroamericano.

Maldonado recordó que en el pasado la modalidad era venderles armas a los privados de libertad, pero ahora se cambió el producto por uniformes policiales.

Lo anterior fue expresado por el defensor de derechos humanos en referencia a la fuga de cuatro reos de la cárcel de Siria, El Porvenir, Francisco Morazán.

Entre los cuatro privados de libertad que se fugaron en las últimas horas, uno de ellos está imputado en el asesinato de la excongresista Carolina Echeverría Haylock.

El recluso que está implicado en el crimen de la exdiputada liberal es Michael André Mejía Carranza, de quien se dijo este día se escapó de una cárcel de mínima seguridad.

Mejía Carranza está acusado por los delitos de asesinato y asesinato en su grado de ejecución de tentativa, en perjuicio de Carolina Echeverría y su esposo el abogado Andrés Urtecho, respectivamente.

En ese sentido, para el presidente del Codeh, es un error que este preso estuviera recluido en este centro penitenciario, ya que dijo que entre todas las cárceles de máxima seguridad, es la de menor seguridad al interior.

Reflexionó que una condena de impacto como la Michael André Mejía Carranza, acusado por los delitos de asesinato y asesinato en su grado de ejecución de tentativa, en perjuicio de Carolina Echeverría y su esposo el abogado Andrés Urtecho, respectivamente, debía tratarse bajo la máxima seguridad.

Sentenció que lo preocupante es que ahora les vendan uniformes policiales, igual que antes les vendían armas a los reos para que puedan escaparse de las denominadas cárceles de máxima seguridad.