El bebé perdido en la caótica evacuación de Kabul, volvió con su familia

0
729

Kabul.-Meses después de que la imagen recorriera el mundo como símbolo de la violenta y desesperante huida de miles de afganos de los talibanes en Kabul, el bebé entregado con desesperación a un soldado a través del muro de un aeropuerto en el caos de la evacuación estadounidense de Afganistán ha sido encontrado y se ha reunido con sus familiares en la capital afgana.

El pequeño Sohail Ahmadi tenía sólo dos meses cuando desapareció el 19 de agosto, cuando miles de personas se apresuraron a abandonar Afganistán al caer en manos de los talibanes.

Durante la tumultuosa evacuación afgana del verano, Mirza Ali Ahmadi -el padre del niño, que había trabajado como guardia de seguridad en la embajada de Estados Unidos y su esposa Suraya temían que su hijo fuera aplastado por la multitud cuando se acercaban a las puertas del aeropuerto de camino a un vuelo a Estados Unidos.

En su desesperación, entregó a Sohail por encima del muro del aeropuerto a un soldado uniformado que creía que era estadounidense, con la plena esperanza de que pronto lograría recorrer los 5 metros restantes hasta la entrada para reclamarlo.

Justo en ese momento, las fuerzas talibanes hicieron retroceder a la multitud y pasó otra media hora antes de que Ahmadi, su mujer y sus otros cuatro hijos pudieran entrar.

Pero para entonces el bebé no estaba en ninguna parte.

Ahmadi buscó desesperadamente a su hijo dentro del aeropuerto y los funcionarios le dijeron que probablemente lo habían sacado del país por separado y que podrían reunirse con ellos más tarde.

El resto de la familia fue evacuada y acabó en una base militar de Texas. Durante meses no supieron dónde estaba su pequeño.

El mismo día en que Ahmadi y su familia fueron separados de su bebé, un taxista de 29 años llamado Hamid Safi se había colado por las puertas del aeropuerto de Kabul tras llevar a la familia de su hermano, que también iba a ser evacuada.

En ese momento encontró a Sohail solo y llorando en el suelo. Afirma que intentó localizar a los padres del bebé pero al no lograrlo, decidió llevar al niño a casa con su mujer y sus hijos. Safi tiene tres hijas y dijo que el mayor deseo de su madre antes de morir era que tuviera un hijo.

“Decidí quedarme con el bebé y criarlo como propio”, dijo a Reuters en una entrevista a finales de noviembre.