Muere por eutanasia Martha Sepúlveda, la mujer colombiana que luchaba por una muerte digna

0
794

Medellín.-Después de una larga batalla legal, Martha Sepúlveda, la mujer colombiana con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), finalmente consiguió este sábado acceder a la eutanasia y morir a los 51 años de edad.

Sepúlveda falleció en el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol) de la ciudad de Medellín, luego de una ardua lucha por ejercer su derecho a morir dignamente, pues en Colombia la eutanasia es legal desde 1997, aunque no se comenzó a practicar hasta el año 2015.

Tras esta noticia, Martha se ha convertido en la segunda persona que se somete voluntariamente a este procedimiento en los últimos días, ya que el viernes 7 de enero, Víctor Escobar, de 60 años y originario de Cali, se convirtió en la primera persona en morir por eutanasia sin padecer una enfermedad terminal.

«Martha partió agradecida con todas las personas que la acompañaron y la apoyaron, a quienes oraron por ella y tuvieron palabras de amor y empatía durante estos meses difíciles», así lo informó el Laboratorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en un comunicado, organización que dio acompañamiento al caso.

Medios locales informaron que Martha, quien vivía en el municipio de Bello, Antioquia, murió acompañada de su hijo y una de sus sobrinas.

El caso de Sepúlveda se hizo viral en octubre de 2021, luego de que Noticias Caracol la entrevistó sobre su deseo de morir. En ese entonces dijo que no quería sufrir más y que su lucha era por lograr el descanso que merecía.

«Si es desde el plano espiritual, yo estoy totalmente tranquila… Cobarde seré, pero no quiero sufrir más, estoy cansada. Lucho por descansar», dijo en una entrevista.

Debido a la ELA, una enfermedad degenerativa de las neuronas en el cerebro, Martha sufría de fuertes dolores en el cuerpo y empezaba a perder fuerza en las piernas, lo que ocasionó que no pudiera caminar más distancias largas. La enfermedad ya había afectado considerablemente su calidad de vida y en un futuro solo empeoraría.

Sepúlveda iba a ser la primera persona en Colombia que, sin sufrir una enfermedad en estado terminal, recibiría la eutanasia. Su procedimiento incluso ya estaba fijado para el pasado 10 de octubre.

Sin embargo, el Instituto Colombiano del Dolor, la clínica privada que trataba a Sepúlveda, anunció su suspensión 36 horas antes de que ocurriera el procedimiento, una decisión que fue sumamente criticada y que generó debate en todo el mundo, pues el argumento del Incodol fue que no se cumplía con el requisito de que su enfermedad fuera terminal.

No obstante, dicha suspensión fue revocada a fines de octubre por un juez, quien ordenó a la clínica «cumplir con lo establecido por el comité científico interdisciplinario para morir dignamente» en un fallo del 6 de agosto.

El magistrado encargado del caso consideró que el Indocol había vulnerado «los derechos fundamentales a morir dignamente y la dignidad humana de Martha Sepúlveda», por lo que ordenó determinar una nueva fecha para la eutanasia.