EE. UU. desplegará 3,000 soldados en países del este de Europa por amenaza rusa

0
619

Washington.-Estados Unidos anunció este miércoles el despliegue «en los próximos días» de 3,000 soldados en Rumanía, Polonia y Alemania para reforzar las defensas de sus aliados ante un posible ataque ruso contra Ucrania, que ya no considera «inminente».

Por orden del presidente estadounidense, Joe Biden, unos 1,000 militares serán enviados a Rumanía, y 2.000 a Polonia y Alemania.

«La situación actual exige que reforcemos la postura disuasiva y defensiva en el flanco este de la OTAN», afirmó el portavoz del Pentágono, John Kirby, en una rueda de prensa.

Kirby opinó que es importante mandar «una señal clara» al presidente de Rusia, Vladímir Putin, y al mundo de que a EEUU le importa la OTAN.

«Vamos a dejar claro que vamos a estar preparados para defender a nuestros aliados de la OTAN si es necesario», dijo el portavoz.

La tensión se ha disparado en el último mes por la concentración de más de 100,000 soldados rusos en la frontera con Ucrania.

El ataque ya no es «inminente» para EE. UU.

Moscú ha repetido en varias ocasiones que no quiere una guerra con Kiev y que no amenaza a Ucrania, mientras que Washington lleva alertando desde hace días de un ataque «inminente», aunque este miércoles reculó y optó por hablar de una posible agresión rusa «en cualquier momento».

Ante este panorama, EEUU reubicará a Rumanía a 1.000 soldados que actualmente están destacados en Alemania: en concreto, se trata de un escuadrón de ataque y una unidad de caballería, equipada con vehículos blindados de combate. Ambos están diseñados para desplegarse en corto plazo y moverse rápido.

Estas fuerzas se sumarán a los 900 militares de EEUU que están ya en suelo rumano en el marco de su rotación habitual.

En paralelo, unos 2,000 uniformados viajarán en los próximos días de EEUU a Europa, en su mayoría a Polonia, aunque algunos irán a Alemania.

A territorio polaco se dirigirán 1.700 efectivos de la División 82 aerotransportada, que mandará un equipo de combate de infantería; mientras que unos 300 integrantes del Cuerpo 18 aerotransportado se desplazarán a Alemania.

Estos grupos «están entrenados y equipados para una serie de misiones para disuadir de la agresión y reafirmar nuestro compromiso con los aliados», indicó Kirby.

Un despliegue que será temporal

El Pentágono puntualizó que estas serán misiones «temporales» y que esas fuerzas, bajo mando estadounidense y no de la OTAN, no van a ir a luchar a Ucrania.

Aparte de esos efectivos, EEUU mantiene a 8,500 soldados en su territorio en «alerta elevada», listos para ser movilizados cuando sea necesario en el este europeo.

En caso de un despliegue, esos 8,500 uniformados estarían bajo el paraguas de la Fuerza de Respuesta de la OTAN.

Mientras, dentro de Ucrania EEUU tiene a más de 150 asesores castrenses e instructores en una misión rotatoria que lleva años en marcha y que opera en la zona de Lviv, en el oeste del país y lejos de lo que sería el frente de guerra si estallara un conflicto.

Kirby señaló que por el momento no hay cambios en lo que respecta a este pequeño contingente, integrado por efectivos de operaciones especiales, en su mayoría «boinas verdes», y por instructores del equipo de combate de la brigada de infantería de la Guardia Nacional de Florida.

EEUU ya tiene a más de 4,000 soldados en el este de Europa

El despliegue anunciado este miércoles se suma a los 4,160 militares que EEUU tiene ya destacados en los países bálticos -Lituania, Estonia y Letonia- y en Polonia, en el marco de su rotación habitual.

Unos 100 uniformados estadounidenses están en Lituania, 4,000 en Polonia, y 60 en Letonia y Estonia.

El Departamento de Defensa de EEUU apuntó ayer martes que esos números pueden fluctuar dependiendo de las operaciones y las maniobras que se estén llevando a cabo, y que esas fuerzas tienen un carácter defensivo.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, remarcó que, desde el inicio de esta crisis, Biden ha dejado claro que su país iba a hacer «ajustes» de sus fuerzas si Rusia optaba por el camino de la escalada, «lo que claramente ha hecho», y no descartó que el presidente pueda ordenar nuevos cambios en esa postura militar si Moscú da más pasos agresivos.

Sin embargo, la Casa Blanca reculó este miércoles y explicó que ha dejado de utilizar el adjetivo «inminente» a la hora de hablar de una posible invasión rusa de Ucrania, porque eso manda «una señal errónea».

Aun así, Psaki advirtió de que Putin puede atacar «en cualquier momento».