Diputados disidentes de Libre podrían irse al exilio con sus familias por amenazas

0
306

Tegucigalpa.- El diputado de Libre por Comayagua, Juan Ramón Flores, anunció este lunes que varios congresistas disidentes y sus familiares estarían gestionando salir del país por amenazas en el marco de la dicotomía por la titularidad en el Congreso de la República.

 Las declaraciones del funcionario se dan luego de que el apoderado legal de los disidentes, José Adalid Rodríguez, indicara que presentarán denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para pedir asilo político por considerar que “corren peligro”.

“En virtud de que continúan las amenazas los familiares de algunos compañeros ya están tramitando la salida del país”, expresó el congresista de Libertad y Refundación.

El parlamentario aliado a la directiva de Jorge Cálix detalló que la vivienda de su mamá y la del diputado Wilmer Cruz se han visto en peligro al punto de llegar a recibir hasta disparos.

Flores mencionó que a ellos como protagonistas no les ha acontecido nada malo por permanecer aislados en el anonimato, no así sus parientes cercanos.

“Es por eso que los abogados están haciendo los escritos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que se nos den medidas cautelares porque no han querido brindarle seguridad del estado a los compañeros”, apuntó.

“No todas las familias tienen las fuerzas para soportar esto y es por eso que ya estarían saliendo del país hacia el exilio”, subrayó.

Denunció que han querido solicitar el auxilio de algunos organismos de derechos humanos en el país, sin embargo, estos se habrían negado supuestamente a llevar sus casos.

Flores insistió en que la razón les asiste en esta problemática y lamentó que persistan las amenazas contra sus personas.

En consecuencia lamentó que a su colega Wilmer Cruz le hayan amedrentado con disparos su vivienda en Cortés y se la hayan rayado con mensajes de desprestigio que le califican de “traidor”.

El miembro de Libre por Comayagua deploró que se hayan hecho público los números telefónicos de sus parientes para que los “call center amenacen a nuestras esposas e hijos”.

El congresista de izquierda nunca imaginó que en el gobierno de su partido se vieran más perseguidos que en la “narcodictadura de los 12 años”.

Objetó que del discurso esta situación se haya ido a la acción ocasionando un “daño psicológico a las familias”.

Flores no precisó el número de diputados del grupo de 18 disidentes que estarían apegándose a la figura del exilio para salvaguardar sus vidas por asuntos políticos.