Coronel Ramiro Muñoz rechaza el informe de Conadeh sobre las 90 muertes en cárceles hondureñas desde 2023: “Aquí no es Ucrania”

0
367

Tegucigalpa.- El comandante de la Policía Militar, Fernando Ramiro Muñoz, rechazó este miércoles el informe del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh) que exhorta a investigar cerca de 90 muertes de personas privadas de libertad en los centros penitenciarios del país desde 2023 hasta junio de 2024.

«¿De dónde va a salir 90 muertos, por Dios santo, si aquí no es Ucrania?», cuestionó Muñoz en respuesta a las cifras presentadas por Conadeh.

Muñoz subrayó la necesidad de ser conscientes y respetuosos de la institucionalidad. «Tenemos que ser congruentes y respetuosos de la institucionalidad. Cada institución que dice algo que no es cierto, juega con la verdad que llevar», manifestó el jefe de la Policía Militar, refiriéndose a lo que considera una desinformación por parte de Conadeh.

El comandante también afirmó que desconoce la procedencia de la cifra de 90 muertos y sugirió que podría tratarse de un error o malentendido. «Si es el periodo de intervención de las FFAA, o alguien está desvariando o algo le pasa, porque eso no ha pasado», aseguró, añadiendo que dicha información desinforma a la población.

Según el informe de Conadeh, más de una decena de centros penitenciarios del país fueron escenario de muertes violentas y bajo otras circunstancias, contabilizando unas 79 personas fallecidas en 2023.

Un caso particularmente grave ocurrió el 20 de junio de 2023 en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), donde 46 mujeres privadas de libertad perdieron la vida.

Además, se reportaron muertes violentas en otros centros penitenciarios, incluyendo el Centro Penal de Ilama, Santa Bárbara; el Centro Penal de Siria; la Penitenciaría Nacional de Támara; y el Centro Penal de Morocelí, entre otros.

La discrepancia entre las cifras y la versión de los hechos presentadas por la Policía Militar y Conadeh ha generado un debate sobre la situación real en las cárceles hondureñas y la transparencia de la información proporcionada a la ciudadanía.