Conferencia Episcopal pide no seguir con «más de lo mismo» en elección de nueva CSJ y fiscal general

0
485

Tegucigalpa.- Los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH), realizaron un primer pronunciamiento bajo la nueva directiva a cargo de monseñor Roberto Camilleri solicitando para que la clase política no ceda a la tentación de seguir con “más de lo mismo” en la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del Fiscal General del Estado.

En un pronunciamiento firmado por todos los obispos integrantes de la Conferencia coinciden en que la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia y del Fiscal General del Estado, constituye un punto culminante y decisivo para el futuro de Honduras.

Los obispos señalan en el documento que la corrupción y la impunidad aún están dejando sombras, que podrían frustrar las legítimas expectativas del electorado, que votó por un cambio necesario.

Estos problemas crónicos están produciendo una pérdida de esperanza en la población hondureña y están siendo la raíz de la migración, principalmente entre los jóvenes.

Los obispos de Honduras deseamos contribuir con nuestras reflexiones, señalando algunas directrices, para que esta nueva etapa que vive el país no quede atrapada por algunos de los problemas que tradicionalmente han impedido un mejor camino de justicia y desarrollo, agregaron.

No se puede gobernar con la mediocridad y el sectarismo. La democracia se construye con demócratas, destacan.

Uno de los problemas que dejó la pandemia, fue potenciar el individualismo y centrarse en la propia seguridad y necesidades, aumentando así el temor y la desconfianza: es otro de los obstáculos que hay que superar, señalan.

Hay una deuda histórica que resolver, y es la mala calidad educativa, que vino a agravarse por los huracanes y la pandemia. Las respuestas que se publicitan suelen dejar muchas dudas; hay que propiciar soluciones realistas, destaca el documento. Al respecto, los obispos instan a una renovación del sistema educativo, involucrando a todos los sectores afectados.

Los obispos consideraron necesario que Honduras se mantenga abierta a todo el mundo, al intercambio cultural y a la cooperación internacional.

Hacer política es buscar el bien común, no intentar favorecer una postura personal o de grupo, recordaron.

En este Año Jubilar Mariano, pedimos al Señor y a su Madre, la Virgen María, que inspiren en la sociedad hondureña la voluntad de ir dejando a un lado todo lo que nos enfrenta y divide, para caminar juntos hacia un horizonte de verdad, justicia, amor y paz, cerraron los obispos y concluyen el pronunciamiento.

Este es el primer pronunciamiento que hacen los obispos de Honduras tras renovar los altos cargos de la CEH en el quedó como presidente por los próximos tres años el obispo del departamento de Comayagua, Roberto Camilleri en sustitución de Ángel Garachana.