Casi cuatro millones de hondureños se beneficiarán con la ley de Alivio de Deuda, según CNBS

0
619

Tegucigalpa. La ley de Alivio de Deuda beneficiará a casi cuatro millones de hondureños, informó este martes Evin Andrade, superintendente de Bancos y otras Instituciones Financieras de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

Al final estamos siendo beneficiados casi 4 millones de hondureños con esta ley de alivio de deuda y va a venir a aliviar la situación familiar, si bien el impacto directo será para un millón de empleados públicos y privados, casi cuatro millones de personas tendrán un beneficio indirecto”, apuntó el funcionario.

Andrade dijo que “esta ley no deben verla políticamente, sino los beneficios que esta trae a cada individuo. En esto el Estado no debe trasladar fondos, no es su rol”.

Dicho instrumento jurídico aprobada por el Congreso Nacional e impulsada por el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, que al menos un millón de trabajadores de empresas públicas y privadas que tienen múltiples deudas en diferentes entes financieros o casas comerciales logren consolidarlas en una sola, así puedan liberar por lo menos un 40% de su sueldo mes a mes.

El reglamento de la Ley de Alivio de Deuda para los Trabajadores, el último requerimiento para la aplicación de esa nueva legislación, fue entregado la semana pasada por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), al Presidente Juan Orlando Hernández, quien giró instrucciones para su inmediata publicación en el diario oficial La Gaceta.

En ese sentido a través de su cuenta de twitter el mandatario insistió este martes a la las instituciones de previsión (IPM, INJUPEMP, INPREMA, INPREUNAH) a beneficiar a los afiliados con el alivio de deuda y la facilitación para acceder a préstamos que les permitan optar por una vivienda propia.

Por su parte, Tethey Martínez, presidenta del Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) manifestó que instituciones de previsión a pesar de la vigencia de esta normativa “no deben bajar tanto”las tasas de interés, porque esto podría poner generar un cierto riesgo en la entrega de prestaciones.

“Esto no implica crear un círculo vicioso de sacar a la gente de deuda para que se vuelva a endeudar. Se debe entender que los institutos de previsión no pueden bajar tanto las tasas porque esos son los ingresos que se generan para en un futuro entregar las prestaciones”, dijo Martínez