Biden quiere que el 67 % de los carros sean eléctricos para 2032 en EE.UU.

0
943

Washington.- El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este miércoles nuevas medidas para reducir las emisiones contaminantes del transporte, con el objetivo de que para el año 2032 el 67 % de los carros y el 46 % de las furgonetas vendidos en el país sean eléctricos.

En la práctica, las nuevas reglas dificultarán la producción de vehículos de gasolina e impulsarán la venta de automóviles eléctricos, una de las grandes apuestas de Biden para combatir la crisis climática, explicaron a la prensa altos funcionarios de la Administración.

En agosto de 2021, Biden ya anunció medidas para que en 2023 el 50 % de todos los vehículos (incluyendo carros, todocaminos SUV, furgonetas y camionetas) vendidos en el país fueran eléctricos.

Ahora el Ejecutivo ha decidido ir más lejos y endurecer los estándares de emisiones porque cree que es posible conseguir mayores avances, ya que la propia industria automovilística ha aumentado sus inversiones en vehículos eléctricos durante los últimos años.

De hecho, la venta de vehículos eléctricos se ha triplicado y el número de modelos disponibles se ha duplicado desde que Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2021, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés).

Además, ya hay unos 130.000 cargadores eléctricos públicos en las carreteras del país, un incremento del 40 % con respecto a 2020.

Durante una llamada con la prensa, el administrador de la EPA, Michael Regan, describió los nuevos estándares como «los más duros» fijados jamás por el Gobierno federal para reducir las emisiones del transporte y reconoció que las nuevas metas son «ambiciosas» pero factibles.

Además, aseguró que el Gobierno tiene previsto seguir conversando con los fabricantes de automóviles para favorecer la transición a los modelos eléctricos.

De momento, la industria automovilística ha reaccionado con cautela a la propuesta de la Administración, que aún podría sufrir modificaciones antes de entrar en vigor.

CAUTELA EN LA INDUSTRIA AUTOMOVILÍSTICA

En concreto, John Bozzella, el director ejecutivo de la Alianza por la Innovación en Automóviles, una asociación empresarial que incluye a Ford, General Motors (GM) y otros fabricantes, consideró que las nuevas reglas son “agresivas desde cualquier punto de vista” y argumentó que cumplir los objetivos fijados dependerá, en buena medida, de los incentivos que se den para la compra de vehículos eléctricos.

“La pregunta no es si esto se puede hacer, sino cómo de rápido, y la rapidez dependerá casi exclusivamente de que estén en funcionamiento las políticas correctas y de que haya las condiciones de mercado adecuadas para lograr esos objetivos”, afirmó en un comunicado.

Actualmente, los estadounidenses que compran un vehículo eléctrico nuevo pueden recibir un crédito fiscal de hasta 7.500 dólares, una medida que impulsó Biden precisamente para potenciar ese medio de transporte.

Sin embargo, los vehículos eléctricos solo supusieron el 7,5 % de las ventas totales en el primer trimestre del año, según datos de la industria, por lo que aún queda un largo camino para alcanzar los objetivos que se ha fijado el Gobierno para 2032.

LOS GRUPOS ECOLOGISTAS DAN LA BIENVENIDA A LAS NUEVAS REGLAS

En contraste con la cautela de la industria automovilística, grupos ecologistas de EE.UU. dieron la bienvenida al anuncio del Ejecutivo y consideraron positivo que busque reducir las emisiones del transporte, la mayor fuente de contaminación.

La directora de Climate Action Campaign, Margie Alt, destacó en un comunicado el efecto positivo que tendrán las reglas de la EPA en los grupos que tradicionalmente se han visto desproporcionadamente impactados por el cambio climático, como la comunidad hispana y afroamericana.

“Estas nuevas garantías reducirán de manera significativa la contaminación del sector del transporte y al mismo tiempo brindarán protección a quienes tradicionalmente han tenido que soportar la mayor carga de esa peligrosa contaminación: aquellos que viven más cerca de las carreteras y en áreas muy congestionadas”, manifestó.

Alt prometió, además, que Climate Action Campaign –una coalición que incluye a los grupos ecologistas más importantes de EE.UU.– seguirá muy de cerca el proceso del Gobierno para finalizar las reglas con el objetivo de que sirvan para combatir la crisis climática y, entre otras cosas, acabar con la gran contaminación de los camiones.

Por su parte, el grupo ecologista Sierra Club también destacó que las nuevas medidas beneficiarán a las comunidades de color, que se han visto perjudicadas desproporcionalmente porque suelen vivir cerca de las autopistas.

“La era del vehículo contaminante debe llegar a su fin por la salud de las personas y por la del planeta”, dijo en un comunicado la directora del programa de “transporte para todos” del Sierra Club, Katherine García.

Según estimaciones del propio Gobierno estadounidense, los nuevos estándares evitarán que se emitan al aire 10.000 millones de toneladas de CO2, el equivalente a más del doble de todas las emisiones de dióxido de carbono en 2022 en Estados Unidos. EFE