Aumenta el número de pelícanos muertos por influenza aviar y advierten que se podría convertir en una pandemia en Honduras

0
454

Tegucigalpa.- El director del Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa), Ángel Aguilar, confirmó este jueves que aumentó a 66 la muerte de aves marítimas (pelícanos) en la zona norte de Honduras, debido a la influenza aviar confirmada en las ultimas horas.

“Tenemos información que se trata de 66 aves fallecidas, es difícil determinar cómo o donde inició el contagio, porque son aves que vuelan hasta 60 kilómetros por día”, expresó.

En semanas anteriores se reportaron 12 pelícanos fallecidos y el pasado miércoles 04 de enero 18 más.

Sin embargo, este jueves autoridades sanitarias hondureñas cifraron en 66 las aves que han muerto en Cortés y Atlántida.

En las últimas horas, el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria, informó el hallazgo de dos focos de infección de influenza aviar H5N1, usualmente conocido como gripe aviar en las aves marítimas.

El funcionario descartó que las personas puedan ser afectadas por la transmisión de ese virus, sin embargo, instó a la población a tener sus precauciones y no descuidar las medidas de bioseguridad.

En ese sentido, recomendó estar pendiente de lo que puedan hacer los menores de edad en caso que se encuentren con un cadáver de esta ave, porque manipularlo podría poner en riesgo su salud.

“En caso que se encuentre un cadáver, hay que sepultarlo o incinerarlo inmediatamente”, subrayó.

Agregó que 43 aves murieron en La Ceiba y 23 en Puerto Cortés, los focos de contaminación identificados hasta ahora.

Senasa explicó en un comunicado a productores acuícolas y consumidores de zonas aledañas, que el consumo de carne de aves y huevos no es la principal fuente de transmisión de la influencia, por ende, pidió tranquilidad.

Según expertos, la influenza aviar detectada en aves migratorias y silvestres en tránsito por Honduras y que ha dejado decenas de pelícanos muertos, podría convertirse en una epidemia y posteriormente en pandemia.

En ese sentido, el biólogo hondureño Gustavo Cabrera, recordó que la enfermedad de la COVID-19 que provocó una pandemia inició como una zoonosis y esto mismo puede ocurrir con la influenza aviar si no se toman las medidas correspondientes.

Se define como zoonosis al grupo de enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos.

El biólogo hondureño explicó que el foco de influenza aviar subtipo H5N1 identificado en Honduras puede ser transmitido a otros animales y a humanos y una vez en este punto evolucionar a una nueva cepa.

No obstante, la variante puede ser propagada hasta acabar con la existencia de todas las aves del país, alertó el biólogo Cabrera.

“Esta enfermedad puede transmitirse de las aves migratorias a las aves de casa y granjas del país, si esto sucede puede haber una epidemia y acabar incluso con toda la población aviar de Honduras, por ejemplo, las granjas de pollos”, declaró a periodistas.

También la enfermedad puede contagiar a humanos y de ahí pasar a contagiar otro tipo de animales como cerdos y caballos.

“Una vez que la enfermedad entra al humano puede mutar y convertirse en una pandemia, recordemos que la COVID-19 surgió de una zoonosis, es decir una enfermedad transmitida al humano desde un animal”, apuntó.