Anciano de 85 años muere haciendo fila por su pensión en Nicaragua

0
393

Managua– Un anciano de 85 años falleció mientras hacía fila para recibir su pensión, este martes en Nicaragua, el país de América que menos acciones ha tomado para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad del COVID-19), y donde se ha informado de decenas de casos de desvanecimiento súbito en las calles en medio de la pandemia.

El hombre fue declarado muerto por miembros de la Cruz Roja Nicaragüense pocos minutos después de su desmayo, según los testigos, que ocurrió en una sucursal bancaria de la ciudad de Rivas, en el suroeste de Nicaragua.

Las autoridades nicaragüenses no se pronunciaron sobre el caso, ni han brindado información acerca de decenas de personas que han caído de forma súbita en las calles, algunas de las cuales han perdido la vida, y otras fueron trasladadas a centros médicos, sin que se sepa su estado de salud.

El Comité Científico Multidisciplinario, compuesto por médicos y otros especialistas, han advertido que los desvanecimientos súbitos, incluso si es por fallas cardíacas, podrían estar relacionados con el coronavirus.

El anciano, cuyo nombre no fue confirmado, se desvaneció repentinamente, cuando formaba parte de una nutrida fila de pensionados.

PENSIONADOS EXPUESTOS

Los días 5 de cada mes unos 280.000 pensionados, tanto ancianos como personas con padecimientos crónicos que les impiden trabajar, son citados a los bancos de Nicaragua para retirar sus pensiones.

Aunque los bancos toman estrictas medidas de prevención contra el SARS-CoV-2 en su interior, como la medición de temperatura, uso de alcohol en gel y distanciamiento social, estas no se observan en las filas de ancianos que se extienden en las aceras junto a las calles, en las diferentes ciudades de Nicaragua.

Hasta ahora las autoridades del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) no han tomado medidas para garantizar la prevención del COVID-19 entre los pensionados que buscan sus pagos mensuales.

En las filas, que suelen extenderse por decenas de metros en las sucursales bancarias de Managua, y por más de 100 metros en las oficinas de los departamentos (provincias), los ancianos carecen de toda protección frente a la pandemia, salvo por una parte que sí usa mascarilla.

Hasta hace una semana el Gobierno del presidente Daniel Ortega, que únicamente ha reportado catorce casos confirmados de infección por el coronavirus, incluyendo cinco muertos, se negaba a tomar medidas de prevención social de la pandemia, pero desde el pasado martes aceptó que la población use mascarillas y practique el distanciamiento social.

El manejo de la pandemia por parte de Ortega ha causado preocupación internacional debido a que se opone a poner en práctica las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here