Analista Omar García califica como “ pelea de alcantarilla” el enfrentamiento entre Mel y Nasralla

0
558

Tegucigalpa – El analista hondureño Omar García, calificó como “pelea de alcantarilla” los dimes y diretes en redes sociales entre el designado presidencial, Salvador Nasralla, y el asesor del Poder Ejecutivo, Manuel Zelaya Rosales.

A su criterio, este tipo de accionar no abona en nada a los esfuerzos del gobierno.

«Las familias de Nasralla y Manuel Zelaya están muy bien, comen y tienen acceso a muchas cosas», dijo el analista.

«Esta pelea de cloaca perturba las acciones del gobierno, estamos en un Estado, esto no es potrero», enfatizó.

Dijo que pareciera que ambos personajes políticos -Mel y Nasralla- quieren estar en la plana para sobresalir en los medios de comunicación.

Identificó que “otras ratas pretenden comer de esta pelea de alcantarillas”, entre ellos nacionalistas y liberales, ya que pretenden llevar agua a su molino al deshacer la alianza política que apartó del poder al expresidente Juan Orlando Hernández.

García cuestionó que el Partido Libre debe darse cuenta que esta no es la forma de atender al pueblo en estos momentos de emergencia nacional.

“No podemos dejar desapercibido el aprovechamiento del asesor presidencial, aprovechándose de la señora presidenta como su esposa y de su hijo como secretario privado”, externó.

Comparó la sesión del pasado jueves, que encabezó Manuel Zelaya, con los ministros y cuerpos de socorro ante la ausencia de la presidenta Xiomara Castro, como lo que quiso hacer Donald Trump en el Capitolio y lo catalogó como “una especie de golpe de estado fallido”.

Arguyó que “sustituir a la presidenta con el ropaje constitucional es algo peligroso para la República y no debe volver a pasar”.

El analista hizo un llamado a los altos funcionarios de gobierno y jefes de los cuerpos de seguridad del Estado, para que no sigan llamando presidente al asesor presidencial Manuel Zelaya.

La presidenta Xiomara Castro debe llamar al orden a ambos políticos para que no sigan entorpeciendo las labores de su gobierno, sugirió.

Concluyó asegurando que si Mel Zelaya no quiere respetar la figura de su esposa, al menos que lo haga con la presidenta de la República.