Ana García: «Soy la candidata de las bases de mi gran Partido Nacional»

0
725

Tegucigalpa.- Ana García se quitó el membrete de una candidatura oficialista del Partido Nacional y manifestó que «con gusto soy la candidata de las bases, porque es la gente que ha trabajado a pie, bajo el sol y conoce las necesidades de Honduras».

Lo dijo ante decenas de nacionalistas que se reunieron en Marcovia para escuchar su mensaje, la propuesta de cambio que lleva consigo, con el único objetivo de volver a trabajar por una Honduras que sufre muchos problemas.

Refirió que cuando se habló por primera vez sobre la reunión en Marcovia, se pensó que serían unas pocas personas, «pero hoy me da alegría saber que las bases de mi partido están dispuestas a apoyar este movimiento por la unidad y la justicia».

Añadió que ella llega a Choluteca y en especial a Marcovia con un mensaje directo y claro: «yo no soy la candidata oficialista, yo soy la candidata de las bases de mi gran Partido Nacional de Honduras».

García dijo que le agradaba recibir el apoyo de la bases en Marcovia, como ha sucedido en muchos otros sectores del país, un respaldo que llega de parte de la gente que ha caminado bajo el sol, que sabe lo que es trabajar duro y con determinación por el Partido Nacional y que conoce las necesidades de país».

Remarcó la precandidata presidencial que su movimiento surge a raíz de la necesidad de no quedarse callados, ante las campañas iniciadas en contra del Partido Nacional, y el injusto juicio realizado a su esposo (Juan Orlando Hernández) en Estados Unidos.

«No nos podemos quedar callados ante lo que está viviendo el país, y lo que está sufriendo, porque somos el único partido que puede traer desarrollo y obras a Honduras, como ya lo hicimos en el pasado», manifestó.

Para que el mensaje fuera más claro, García expresó que la necesidad de lanzar su aspiración presidencial creció cuando se hablaron muchas mentiras en contra del Partido, cuando no se defendió lo que se había hecho por medio de muchas obras, gente que fue agredida, despedida y hasta humillada, y hubo quienes se quedaron callados.

Mientras tanto, en una reunión con líderes de Choluteca, la precandidata presidencial y exprimera dama, enfatizó que «visitar Choluteca, es llegar a una zona en la que se tienen cifradas muchas esperanzas de trabajo, desarrollo y prosperidad, como siempre me lo dijo mi esposo».

«Estoy determinada y con la mente puesta en llegar a la presidencia de la República, de la mano de Dios, porque me interesa que el Partido Nacional vuelva a gobernar para que el pueblo cuente con las obras, proyectos y los beneficios que ya generamos durante 8 años, ya conozco lo que se debe hacer», dircursó.

Aseguró que «del dolor se debe resurgir y «levantarse, porque no nos podemos quedar llorando, y Honduras no se puede quedar sumida en el fracaso, en el error y en lo malo que está viviendo y afrontando en la actualidad».