Abogados de Juan Orlando Hernández batallan para evitar que avance proceso de extradición

0
736

Tegucigalpa.- Los 12 abogados que conforman el equipo de defensa del expresidente Juan Orlando Hernández tienen como objetivo “oponerse al pedido de extradición” hacia Estados Unidos solicitado por fiscales federales de la potencia del norte.

El líder del equipo legal, Félix Ávila, también apoderado personal de Juan Orlando Hernández, declaró a medios locales que la línea de trabajo general camina en esa dirección.

Las instrucciones para el equipo de letrados son utilizar todos los espacios que ofrece el sistema jurídico de Honduras para evitar que avance el proceso de extradición “Hasta ahora las instrucciones son oponerse al pedido de extradición”, opinó otro de los voceros del equipo, Hermes Ramírez, a la estación Televicentro.

La audiencia inicial de presentación de cargos, que inició a media mañana del miércoles, se presumía que sería una acción de rutina en los tribunales, donde el magistrado Edwin Ortez Cruz abriría el proceso.

Sin embargo, entrada la tarde las partes seguían en las instalaciones del tribunal luego de un receso de almuerzo y trascendía que el juez consideraba como “sólidos” los planteamientos de la defensa del exmandatario que, entre varios aspectos, pedía garantizar la seguridad personal de su defendido.

“Realmente ese es el objetivo de toda audiencia en general. No es momento aquí para develar de alguna y otra manera las estrategias de defensa, porque no es apropiado para ningún abogado defensor, pero lógicamente en términos generales, eso es lo que se trata”, dijo el jefe de defensores Ávila a medios de comunicación en referencia al proceso.

En un principio, los abogados movieron todas las piezas para evitar que su representado fuera arrestado y esposado para ser presentado a los tribunales, aduciendo la total voluntad del exmandatario de «colaborar» y presentarse voluntariamente en su derecho de defensa.

La defensa de Hernández solicitó que fuera beneficiado con la figura de «Arresto domiciliar», pero tal petición fue negada por el juez, según fuentes judiciales, porque el acuerdo emitido por la Corte Suprema de Justicia que se aplica a los procesos de extradición no deja espacio de «criterio al juez» para establecer una medida distinta sustitutiva a la detención provisional.

Según la solicitud de extradición de Estados Unidos, de la que la embajada estadounidense en Tegucigalpa ofreció una traducción «no oficial», se acusa a Juan Orlando Hernández de «conspiración» para traficar sustancias controladas a los Estados Unidos. También los fiscales federales lo acusan de introducir al país tales sustancias a bordo de una aeronave registrada en Estados Unidos.

Además, el documento acusatorio sindica que el exmandatario posee armas de fuego «como ametralladoras» y dispositivos «destructivos», entre otros cargos.

La agencia Reuters reportó que durante el ingreso la mañana de ayer al tribunal, un grupo de trabajadores del recinto judicial –identificados con el partido conservador- recibieron con un aplauso al exmandatario mientras recorría los pasillos para enfrentar la primera cita del proceso judicial.

Precedentes de peticiones de extradición

Estados Unidos ha solicitado a lo largo de los últimos años un total de 32 procesos de extradición de ciudadanos hondureños para comparecer en tribunales del país norteamericano.

En el acuerdo del Poder Judicial para dirimir estas peticiones, los casos se deben seguir en dos fases. En la primera audiencia, se cita a la persona para darle a conocer los cargos que se le acusa desde Estados Unidos, y un mes después, se desarrolla la audiencia de presentación de pruebas.

Pasada esa etapa, el juez toma el tiempo prudencial a su criterio para emitir un dictamen, que todavía puede ser apelado dentro del sistema judicial.

Por ahora los letrados que defienden al exmandatario también tienen entre manos que el juez pueda dirimir sobre la inmunidad en su calidad de diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), al que Hernández juramentó un día después de dejar el cargo el 27 de enero.

“Él goza de protección diplomática en virtud de que es diputado”, dijo el equipo para reclamar sobre la detención.

El Departamento de Estado de EE. UU. dijo a la VOA que no reconoce al Parlacen como instancia contraparte para inmunidad diplomática.