Vladímir Putin anuncia acuerdo para desplegar armamento nuclear táctico en Bielorrusia

0
337

Tegucigalpa.- El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció este sábado un acuerdo con Bielorrusia para el despliegue de armas nucleares tácticas en territorio de ese país, que comparte frontera con Ucrania.

«Aquí no hay nada extraordinario. En primer lugar, EEUU lo lleva haciendo décadas. Emplazó hace mucho tiempo en territorio de sus países aliados, los países de la OTAN, en Europa, su armamento nuclear táctico. Si no me falla la memoria, en seis países: Alemania, Turquía, Holanda, Bélgica, Italia y Grecia», aseguró en declaraciones a la televisión pública.

Putin subrayó que dicho acuerdo no viola las obligaciones de Rusia sobre no proliferación nuclear y adelantó que el 3 de abril comenzará la instrucción de los militares bielorrusos y el 1 de julio habrá concluido la construcción de un silo para emplazar dicho armamento en el vecino país.

«No los cedemos. Estados Unidos tampoco se los cede a sus aliados», añadió y precisó que Moscú ya modernizó los aviones de la Fuerza Aérea bielorrusa para portar dichas armas.

Reconoció que el detonante del anuncio fue la decisión del Reino Unido de suministrar al ejército ucraniano munición con uranio empobrecido, aunque Londres asegura que no se trata de armamento nuclear.

«Sea como sea, eso está relacionado con la tecnología nuclear. Es algo evidente», replicó hoy Putin.

Aunque, a renglón seguido, Putin recordó que el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, había solicitado hace mucho tiempo el despliegue de ese tipo de armamento en suelo de la antigua república soviética.

Recordó que Moscú ya suministró a Minsk misiles tácticos Iskander y que estos también son capaces de portar cargas nucleares.

Ucrania acusó en numerosas ocasiones a Minsk de ser un cómplice de la actual campaña militar, aunque Lukashenko se escuda en la militarización de sus fronteras por parte de la OTAN.

El líder ruso reconoció que la munición británica no se considera arma de destrucción masiva, pero es un armamento «de lo más peligroso», especialmente porque crea tras el impacto una nube radiactiva muy contaminante.

«Debo decir que Rusia, por supuesto, tiene con qué responder. Sin exagerar, tenemos cientos de miles, cientos de miles de esos proyectiles. Todavía no los hemos empleado», apuntó.

A su vez, admitió que el armamento occidental representa «una amenaza» para Rusia, pero advirtió que sólo alargará el conflicto y «únicamente conducirá a una gran tragedia, nada más».

Al respecto, aseguró que la industria militar rusa produce tres veces más munición que antes, mientras EEUU produce al año unos 15,000 proyectiles, cifra inalcanzable para otras potencias occidentales, y el próximo año 42,000, cuando las tropas ucranianas gastan diariamente 5,000 proyectiles.

Adelantó que Rusia planea fabricar y modernizar más de 1,600 tanques, cuando los «incendiarios», en alusión a los países occidentales, suministrarán a Kiev «420 o 440 tanques».

«El volumen total de tanques en el ejército ruso será tres veces mayor que el número de tanques del Ejército ucraniano. Incluso más de tres veces», señaló.

Putin ya advirtió este martes que Moscú se verá obligado a reaccionar en caso de que Ucrania utilice armamento con «componente nuclear».

La subsecretaria de Defensa de Reino Unido, Anabell Goldie, respondió este lunes en la página web del Parlamento británico a una pregunta de Lord Hylton, miembro de la Cámara de los Lores, sobre la posibilidad de envío de estos proyectiles a Ucrania.

«Además del envío de un escuadrón de tanques Challenger 2 a Ucrania, suministraremos proyectiles con uranio empobrecido», afirmó Goldie, al señalar que son más efectivos para aniquilar blindados.

El Ministerio británico de Defensa acusó la víspera a Rusia de «desinformar» por decir que la munición con uranio empobrecido tiene un «componente nuclear».

Un portavoz de esta cartera señaló que «el Ejército británico ha utilizado uranio empobrecido en sus proyectiles perforantes durante décadas» y «es un componente estándar y no tiene nada que ver con armas o capacidades nucleares». EFE