Según informe de la ASJ, Honduras es el segundo país de Centroamérica con mayor aumento en costo de vida

0
451

Tegucigalpa.- La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), divulgó un informe sobre el incremento del costo de vida en el 2022, señalando que Honduras es el segundo país de Centroamérica con mayor incremento en costo de vida durante el año anterior.  

El costo de vida continúo creciendo en 2022 en Honduras, mientras el 55 por ciento de la fuerza de trabajo se encuentra desempleada o subempleada, indicó la ASJ en la presentación del informe “Estado de país 2023: economía y finanzas”. 

El informe, que contiene datos y análisis de diversas fuentes, señala que (después de Nicaragua), Honduras fue el país con una variación interanual del índice de Precios del Consumidor (IPC) más alta en Centroamérica el año anterior.  

Al cierre de 2022, según el Banco Central de Honduras (BCH) el nivel de inflación fue de 9.8 por ciento, el más alto alcanzado en los últimos años. Uno de los componentes que más influyó en la inflación fue el aumento de 21 por ciento en los precios de la canasta básica. 

Entre los rubros de productos que presentaron un mayor aumento se encuentran los alimentos (16 por ciento), los insumos de cuidado personal (9 por ciento); seguidos de la educación (8 por ciento), prendas de vestir y calzado (6 por ciento), y salud (5 por ciento). 

“El actual gobierno encontró al país en un contexto de crisis y retos estructurales que impactan con mayor fuerza a los hondureños y hondureñas más vulnerables. Ante esto, ha prometido cambios y se plantea reestructurar el sistema económico; sin embargo, la ruta aún es incierta”, señaló Liliam Rivera, especialista en economía de ASJ. 

Altos niveles de pobreza  

Honduras continúa siendo uno de los países más pobres de la región latinoamericana. En 2021, 7 de cada 10 hondureños vivieron en condiciones de pobreza, de acuerdo al informe.  

Los altos niveles de pobreza en Honduras son evidenciados mediante la dificultad que sufren los individuos y hogares para acceder a alimentos. De 2019 a 2022, hubo un aumento dramático en el número de personas en condiciones críticas de inseguridad alimentaria, indicó el organismo de sociedad civil.  

El número de individuos con brechas de consumo de alimentos que terminan reflejados en la desnutrición aguda o hasta en exceso de mortalidad aumentó en estos años de 963,908 a 2,227,597, lo que equivale al 22 por ciento de la población. 

En 2022, los que ganan más, en promedio, tuvieron ingresos 25 veces más altos en comparación a quienes menos ganaron. Para los hogares con menores ingresos, el ingreso per cápita fue de 401 lempiras y para los hogares con mayores ingresos, 9,849 lempiras.  

Baja ejecución presupuestaria 

Por otro lado, el año pasado se registró baja ejecución presupuestaria en inversión pública, debido a la reestructuración del sector público, cambio de modalidad de ejecución con la eliminación de fideicomisos y rotación de personal, entre otros. De 10,859 millones de lempiras del Presupuesto vigente, solo fueron ejecutados 4,574 millones (42.1 por ciento). 

Lo anterior evidencia la falta de ejecución de cantidades significativas de recursos por incapacidad en la gestión de la inversión pública, lo que afecta a los hondureños más vulnerables. Por ejemplo, en los últimos dos años se han dejado de ejecutar más de 1,000 millones de lempiras en compra de medicamentos, señaló ASJ.  

Además, esto repercute en otros rubros como la mejora de carreteras, escuelas, agua y saneamiento y apoyo agrícola.

Fuente: Hondudiario