Pedro Sánchez y Javier Milei coinciden, pero no mantienen ningún contacto al inicio de la cumbre suiza

0
384

Bürgenstock (Suiza).– El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Argentina, Javier Milei, coincidieron este sábado en la cumbre internacional sobre Ucrania que se celebra en Suiza, pero no mantuvieron contacto alguno a lo largo de la primera sesión de este evento.

En medio de la crisis diplomática entre sus dos países, Sánchez y Milei acudieron a esta cumbre que se prolongará hasta el domingo y en la que participan delegaciones de noventa países, medio centenar de ellas encabezadas por sus respectivos jefes de Estado o de Gobierno.

Todos ellos fueron llegando desde media tarde al complejo hotelero de Bürgenstock, cercano a Lucerna, y fueron saludados uno a uno por el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y la presidenta de Suiza y anfitriona de la cumbre, Viola Amherd,

Milei y Sánchez llegaron con unos cinco minutos de diferencia, y el presidente argentino fue el primero de los dos en hacerlo.

En el plenario, ante el que ambos intervinieron, estuvieron ubicados en asientos muy alejados, y se situaron también con mucha distancia por medio en la posterior foto de familia.

Por tanto no pudo verse en las imágenes emitidas por la organización de la cumbre que hubiera al menos un saludo entre ambos, y fuentes del Gobierno español informaron de que tampoco les constaba que durante la primera jornada de la misma lo hubiera fuera de cámara.

No obstante, ya habían avanzado que en caso de que se diera la circunstancia, Sánchez actuaría con la educación y la formalidad habituales en una cumbre de esta envergadura.

La crisis diplomática entre España y Argentina llevó al Gobierno a retirar a la embajadora en Buenos Aires después de las palabras que pronunció el presidente argentino en un acto organizado por el partido ultraderechista Vox en Madrid en las que calificó a Sánchez de «calaña de gente atornillada al poder» y tildó de «corrupta» a su esposa, Begoña Gómez.

El Ejecutivo español exigió una disculpa pública a Milei, y al no hacerlo, anunció la retirada de la embajadora, una decisión que el presidente argentino calificó de «disparate».

Sin embargo, Sánchez defendió la medida asegurando que es proporcional al ataque que considera que Milei hizo contra las instituciones públicas de España.

Desde Suiza, el presidente argentino regresará a su país, pero mantiene su intención de viajar de nuevo a España para recibir el 21 de junio un galardón del Instituto Juan de Mariana. EFE