Panamá sobrepasa los 75.000 casos y acumula 1.664 muertes por la COVID-19

0
64
Personal médico realiza pruebas
Personal médico realiza pruebas de coronavirus en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE

Panamá, 10 ago (EFE).- Panamá registró este lunes 857 casos y 25 nuevas muertes por la COVID-19, que aumentaron a 75.349 los contagios y a 1.664 las defunciones por la enfermedad tras 155 días de pandemia, informaron las autoridades sanitarias panameñas.

El Ministerio de Salud de Panamá (Minsa) reportó en un informe hay 1.647 pacientes hospitalizados, 162 en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y 1.485 en sala general, mientras que 21.906 están aislados en sus casas y 622 en hoteles que funcionan provisionalmente como nosocomios.

Desde el 9 de marzo pasado, cuando se descubrió el primer caso de coronavirus en Panamá, se han hecho 252.381 pruebas de detección de contagio, con 2.401 de ellas aplicadas en las últimas 24 horas, para una positividad de 36 %.

Los test por millón de habitantes alcanzan los 58.988 y la letalidad de la enfermedad es del 2,2 %.

Las muertes según con el rango de edad están concentradas entre las personas mayores de 60 años, que acumulan 1.176 de las 1.664 defunciones registradas hasta la fecha.

Para enfrentar la oleada de casos que comenzó el pasado junio, el Minsa ha reforzado la estrategia de trazabilidad para cortar la propagación del virus mediante la detección de nuevos contagios y el rastreo de sus contactos, sobre todo a nivel comunitario.

Las autoridades han concitado el apoyo de la empresa privada y de la comunidad religiosa del país, con el propósito de unir esfuerzos para combatir la pandemia.

Como parte de este apoyo para la lucha contra la pandemia, el Club Activo 20-30 donó este lunes diez ventiladores al Ministerio de Salud, cuatro son de alto flujo para unidades de cuidados intensivos y los otros seis son aparatos móviles.

COORDINACIÓN CON INDÍGENAS Y CONTRATACIÓN DE MÉDICOS PRIVADOS

Las autoridades informaron que los pueblos indígenas coordinan con las direcciones regionales del Minsa las acciones para la lucha contra la COVID-19.

La viceministra de Salud, Ivette Berrío, explicó que los pueblos indígenas «buscan sus propias soluciones ante la pandemia, y utilizan medidas y prácticas de aislamiento voluntario monitoreados a través de puestos de control sanitario».

Más de 1.800 indígenas de Panamá se han contagiado del virus a pesar de haber guardado una cuarentena prematura y de los esfuerzos de las autoridades por frenar su propagación.

El Minsa indicó que sigue sosteniendo reuniones para intercambiar ideas sobre la necesidad de contratar personal panameño o extranjero especializado en terapia crítica para «mejorar la atención y evitar el agotamiento físico y mental del personal de salud».

La entidad ha hecho dos convocatorias a médicos especialistas del país para que se sumen al personal que trabaja contra la pandemia, y emitió un decreto ejecutivo que autoriza la contratación de médicos del sector privado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here