Nuevas denuncias de desapariciones salpican a expresidente salvadoreño

0
295

San Salvador, 3 ene (EFE).- Los familiares de siete personas desaparecidas durante la guerra civil de El Salvador a manos de las fuerzas de seguridad y de la guerrilla pidieron este viernes a la Fiscalía que investigue estos crímenes, denuncias que salpican al excomandante guerrillero y expresidente Salvador Sánchez Cerén (2014-2019).

De acuerdo con estas personas, dos de las organizaciones insurgentes son responsables de cuatro desapariciones y las fuerzas estatales de tres.

El abogado de derechos humanos Benjamín Cuéllar explicó a Efe que las organizaciones guerrilleras señaladas son las Fuerzas Populares de Liberación (FPL) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

Cinco grupos insurgentes se unieron en 1980 para fundar el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que gobernó el país como partido de izquierda entre 2009 y 2019.

Sánchez Cerén fue parte de la comandancia del FMLN y de las FPL.

«Seriamente le hacemos un llamado (a la Fiscalía) a que investigue y proceda judicialmente» porque «es tiempo que haya justicia», dijo a periodistas Mario Romero, hermano del desaparecido Amilcar Romero.

Pese a que las denuncias presentadas ante la Fiscalía son por le delito de desaparición, Romero señaló que tienen información de que estas personas fueron torturadas y asesinadas.

«Venimos a denunciar los asesinatos que llevó a cabo contra nuestros compañeros toda la comisión política de las FPL, empezando con Sánchez Cerén» por «acusaciones de infiltración», acotó.

No es la primera vez que el expresidente es mencionado en este tipo de casos, dado que actualmente es investigado por la Fiscalía por la desaparición del embajador de Sudáfrica en 1979, Archibald Gardner Dunn.

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó el 10 de julio de 2018 que Sánchez Cerén declare ante un juez para esclarecer la desaparición del embajador a manos de las FLP.

Por su parte, Natalia Martins denunció la desaparición de su padre, René Oviedo, quien supuestamente fue víctima de una purga al interior de la guerrilla.

La joven señaló como responsable a Mayo Sibrián, uno de los comandantes de las FPL que fue fusilado por sus propios compañeros de armas en los últimos años de la guerra civil.

Según diversas publicaciones periodistas, Sibrián supuestamente ordenó el asesinato de unos 1.000 guerrilleros y civiles entre 1986 y 1989 en el oriental departamento de San Vicente.

Rosario Acosta denunció la desaparición de Daniel Acosta y Antonio Acosta, su padre y tío, respectivamente.

Señaló a Efe que sus familiares fueron desaparecidos por miembros del PRTC y que algunos testigos aseguran que fueron obligados a «cavar sus tumbas» y asesinados.

Añadió que fue un «proceso bien difícil» reconocerse víctima «de nuestras mismas estructuras», principalmente porque su familia estuvo involucrada con el FMLN.

Por otra parte, la Fiscalía también recibió las denuncias de los familiares de Carlos Manuel Cerrano, Sandra Ramos y Dora Ramos, ambas hermanas en estado de embarazo.

La anulación de la ley de amnistía de 1993 mediante una sentencia de la Sala de lo Constitucional de 2016 ha permitido la reapertura de procesos por crímenes de guerra y la presentación de nuevas denuncias. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here