Nicaragua, con dos casos de COVID-19, se divide ante estrategias del Gobierno

0
769

Managua – Nicaragua, donde se han confirmado dos casos de COVID-19, más uno sospechoso, se encuentra dividida entre los que siguen las recomendaciones hechas por el Gobierno de Daniel Ortega, controvertidas algunas, y los que las desoyen y han preferido adoptar medidas de prevención de «autocuidado».

Una visita casa a casa realizada este sábado por pequeñas brigadas de salud, acompañados de policías, evidenció dos realidades en una Nicaragua fragmentada desde abril de 2018, cuando estalló una crisis social y política que ha dejado cientos de muertos y decenas de miles de nicaragüenses en el exilio, y cuyas heridas siguen sin sanar.

Las brigadas fueron recibidas principalmente por los partidarios del Gobierno, pero otra buena cantidad de familias cerró sus puertas en rechazo a la estrategia gubernamental, según constató Efe.

Las brigadas tienen previsto visitar las casas de 540.000 familias con el objetivo de brindar información sobre el cuidado de la salud frente a la pandemia de COVID-19, que ha contagiado a dos personas en el país.

ORTEGA NO DA LA CARA

Pero también aprovecharon para pedir a las padres de familias que envíen a sus hijos a clases.

Esa orientación fue sin embargo criticada en las redes sociales debido a que los nietos del presidente del país, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, que estudian en colegios privados, no están acudiendo a estudiar.

Asimismo, observaron que ni Ortega ni Murillo han participado en actos públicos desde el 21 de febrero pasado y tampoco encabezaron una marcha organizada por el Gobierno el sábado pasado a la que acudieron miles de sus simpatizantes y trabajadores del Estado.

«Ortega no va a marchas ni reuniones. Ortega no manda a sus nietos a clases. Ortega no sale para nada de (su) casa. A Ortega le interesa su vida. Sé inteligente, sé como Ortega», se lee en mensajes que se han viralizado en las redes sociales.

DUDAN Y DESCONFÍAN DEL GOBIERNO

El epidemiólogo Leonel Argüello explicó que las visitas casa a casa para educar a la población son positivas sí tanto brigada y familias cumplen con las medidas de prevención.

«Caso contrario expone al personal que quiere promover las medidas preventivas, así como a su familia, pues llevará el virus de un lado a otro», advirtió.

Pese a esa explicación, familias nicaragüenses optaron por cerrar sus puertas por desconfianza, inquietud y porque dudan de la estrategia oficial para prevenir el coronavirus bajo el argumento de que el Gobierno no ha cerrado las fronteras y sigue promoviendo actividades y concentraciones públicas.

«Casa cerrada temporalmente por prevención de COVID-19. #Nicaragua no tiene presidente. #Viva Nicaragua libre», colocaron algunas familias en las puertas de sus viviendas para expresar su rechazo.

NICARAGUA NO HA DECRETADO ALERTA NI RESTRICCIONES

Hasta ahora Nicaragua, a diferencia del resto de países de Centroamérica, no ha decretado ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases.

Tampoco ha restringido la entrada ni movilidad en el territorio a ningún viajero y ha dicho que no establecerá ningún tipo de cuarentena a los afectados.

Como el Gobierno no ha tomado medidas de prevención ante la pandemia, solamente de vigilancia, los nicaragüenses han decidido actuar por su cuenta con base en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Colegios privados, comercios, religiones, universidades y grupos sociales o políticos han adoptado medidas de «autocuidado» ante lo que consideran pasividad del Gobierno para enfrentar la pandemia del COVID-19.

NICARAGUA CUMPLE DOS DE SIETE RECOMENDACIONES

Algunos han optado por salir menos a la calle, o hacerlo con todo tipo de cuidados, incluyendo mascarillas, pese a que los epidemiólogos han insistido en que no son necesarias para quienes no están infectados.

Datos del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) indican que Nicaragua únicamente cumple con dos de las siete recomendaciones básicas de la OMS para detener la pandemia del COVID-19.

Las dos recomendaciones que cumple están centradas en el monitoreo de la pandemia, mientras que no cumple con las cinco relacionadas con la prevención.EFE