Monseñor Ángel Garachana: “Es doloroso que un sacerdote muera asesinado”

0
285
Cortesía HCH

Tegucigalpa.- El obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Ángel Garachana Pérez, lamentó esta tarde el asesinato del padre Enrique Vásquez párroco de la iglesia San José del barrio Medina de San Pedro Sula, a quién le quitaron la vida de varios impactos de bala en Morazán, Yoro.

“Hay una pandemia de crimen y asesinatos en Honduras”, dijo visiblemente acongojado el obispo.

Agregó no tener ninguna hipótesis de lo que pudo suceder ya que el Padre Kike nunca les manifestó tener algún tipo de amenazas.

“Si había algún problema o algún tipo de amenaza él nunca me lo dijo, esperemos a ver que puede arrojar la investigación y que hay detrás de este asesinato doloso, triste”, dijo.

“La mayoría de muertes en Honduras quedan den impunidad , es la triste realidad…el asesinato e impunidad de los asesinos y quienes practican la extorsión…este es un problema grave de Honduras que el nuevo gobierno debe resolver” sentenció.

Garachana Pérez dijo que el padre Kike paso el lunes y martes con su familia en Santa Cruz de Yojoa con sus padres y hermanas y salió el miércoles para impartir la eucaristía del inicio de cuaresma en su parroquia y desde entonces no volvieron a saber nada de él.

“Esto es doloroso, viene a destrozar a su familia, amigos y a la feligresía”, afirmó el obispo.