Más de un millón de niños y adolescentes están fuera del sistema educativo en Honduras, señala la ASJ

0
514

Tegucigalpa.- Aproximadamente 1.1 millones de niños y adolescentes están fuera del sistema educativo en Honduras, señaló este martes la Asociación por una Sociedad más Justa (ASJ).

La organización de sociedad civil presentó este martes el informe “Estado de país 2023: La realidad del sector educativo en Honduras”.

El informe establece que la educación sigue estancada en la pandemia en materia de cobertura, calidad y eficiencia, confianza, recursos y gestión, pese a las expresiones de voluntad política.

Señaló que en 2022 se recuperaron 22 mil niños y adolescentes en el sistema educativo en comparación con el 2021, es decir, cuatro de cada 10 continúan sin acceso a la educación.

ASJ estimó que de seguir este ritmo de recuperación de niños y adolescentes se tardaría al menos 50 años para lograr una cobertura educativa del 100 %.

El director de ASJ, Carlos Hernández, instó a los padres de familia, niños, sector privado, maestros y otros a demandar que se recupere la cobertura.

Detalló que el nivel de exclusión de la educación prebásica en 2022 fue de 65 %, mientras que en la educación médica subió del 63 al 65 %.

El informe de ASJ indica que la cobertura educativa persiste la desigualdad en acceso a la educación entre el área rural y urbana.

Basándose en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), ASJ establece que los hombres en el área rural son quienes menos tienen años de educación en promedio.

Asimismo, puntualizó que Honduras no avanza en la calidad y eficiencia del aprendizaje citando que 3l 81 % de los niños y adolescentes en tercero, sexto, y noveno grado mostraron un nivel de desempeño en matemáticas de “insatisfactorio o debe mejorar” en 2019.

Reveló que en 2022, Honduras tuvo una reducción mínima en tasas de reprobación a nivel nacional de 4.58 a 4.54 %.

En base a los datos de la Secretaría de Educación, ASJ informó que la tasa de repitencia anual aumentó en un 5.10 % durante el 2022, siendo el departamento de Gracias a Dios como la tasa más alta de reprobación en educación básica y media.

Reveló que a nivel de tasa de analfabetismo, más de 750 mil personas mayores de años no saben ni leer ni escribir, es decir, un 11.8 % de la población.

La organización de sociedad civil lamentó que en Honduras todavía no se cumpla que el gasto en educación sea el 6 % del Producto Interno Bruto (PIB), según recomendación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Confirmó que el gasto en educación en 2022 fue de 4.4 %, el nivel más bajo en los últimos ocho años.

Para el 2022, solo se designó presupuesto para comprar libros a dos de cada 100 estudiantes.

No obstante, ASJ destacó que en 2022 se quintuplicara el gasto en merienda escolar siendo un incremento de 54 a 362.2 millones de lempiras.

También resaltó la designación de un presupuesto de 357 millones de lempiras para matrícula gratis, aunque Hernández advirtió que este método no se debe convertir en un “incentivo perverso”.

Sin embargo, indicó que en 2022 al igual que en 2021 la asignación a infraestructura educativa representó solo el 2 % del gasto en educación.

Por otro lado, Carlos Hernández remarcó que el año pasado se registró romas y protestas en el sector educativo que evitaron que se cumpliera con los 200 días de clase y con garantizar la calidad de los aprendizajes.

Detalló que hasta octubre de 2022 solo se habían lograron 97 días de clase.

ASJ explicó que el incumplimiento de los 200 días de clase se debió a las situaciones de: escuelas Proheco paralizaron labores, declaración de desierto de concursos de directores departamentales en algunos departamentos y denuncia de irregularidades en asignación de plazas laborales de concurso docente.

Mientras no exista un plan integral y no solo acciones aisladas no se logrará desarrollo en Educación en el país, planteó la exministra de Educación, Rutilia Calderón.

Los recursos deben ser complementarios con maestros apasionados y comprometidos para garantizar los derechos a los niños, así como dotar de alimentación y condiciones dignas para el aprendizaje que incluye infraestructura, mobiliario, equipos de laboratorio y textos, añadió.

Lamento que hay pocos avances para el caso mencionó que la cobertura se ha mantenido igual en los últimos 10 años de 100 niños menores de 5 años solo 35 pueden llegar a un centro de prebásica o preescolar, y no asistir en esas edades marca la vida del niño los próximos años, no solo en conocimientos sino en desarrollo psicoemocional y social.

Existe la necesidad de un plan maestro de infraestructura para superar el tema de infraestructura escolar, ya que en la actualidad se ejecuta de manera aislada sin coordinación.

Debe haber un fondo común de fondos nacionales e internacionales, porque actualmente esos fondos se ejecutan de manera aislada, y si se sigue gastando sin coordinación no se superarán los actuales problemas en Educación, puntualizó.