Los feminicidios no se detienen en Perú a pesar de la epidemia de la COVID-19

0
127
EFE

Lima – La epidemia de la COVID-19 no ha frenado los casos de violencia machista en Perú, donde en los últimos cinco meses se reportaron 18 nuevos casos de feminicidio, otras 26 posibles víctimas y 34 intentos de cometer este delito, en medio de la cuarentena ordenada para combatir a la enfermedad.

Un informe del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público (Fiscalía) reveló este jueves que los casos se presentaron desde el 16 de marzo, cuando comenzó la cuarentena nacional, y el 31 de julio, un mes después de que concluyera la restricción estricta de la movilización y el contacto social.

El Ministerio Público detalló que los casos fueron recibidos en todo el país por fiscalías penales de turno, mixtas y especializadas en violencia contra la mujer y los integrantes del grupo familiar.

PERUANAS Y VENEZOLANAS

El informe precisó que, del total de víctimas de feminicidio, 15 fueron peruanas y tres venezolanas, integrantes de la mayor comunidad de extranjeros en Perú, con más de 800.000 miembros.

Sin embargo, las cifras del Ministerio Público son un poco menores a otros reportes de fuentes oficiales, que indican que durante la cuarentena se registraron en Perú 28 feminicidios, 32 intentos de feminicidio y otras 15 muertes violentas de mujeres.

Además, según datos del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), un total de 226 niñas y adolescentes menores de edad fueron víctimas de abuso sexual desde el inicio de la pandemia.

CASOS EN PROVINCIAS

El informe del Observatorio de Criminalidad detalló que la mayor cantidad de víctimas se presentó en el interior del país, con tres en la región sur andina de Ayacucho, y otras dos, en cada caso, en la sureña Arequipa, la norteña Tumbes y la selva central del país.

Dos casos también se presentaron en el puerto limeño del Callao y dos en la zona de Lima Sur.

Un caso por región se reportó en la central Huánuco, la norteña La Libertad, la amazónica Loreto, y en las sureñas Puno y Tacna.

Trece víctimas eran madres y ocho tenían entre 25 y 34 años de edad.

En 16 de los casos se trató de «feminicidios íntimos», como denominan los investigadores a los que son causados por agresores vinculados a las víctimas, como el cónyuge o ex-cónyuge, el esposo o enamorado, la pareja sentimental, así como un conocido o un vecino.

El Ministerio Público ha presentado pedidos de prisión preventiva en 16 de las investigaciones fiscales y, en dos, se procedió al archivo por «extinción de acción penal», tras el suicidio de los imputados luego de la comisión del delito.

OTRAS 26 POSIBLES VÍCTIMAS

El documento fiscal señaló que existen otros 26 casos de posibles feminicidios, «entendidos como muertes de mujeres en circunstancias que hacen sospechar» que se ha cometido este delito, pero aún se encuentran en investigación preliminar.

Durante el estado de emergencia nacional, otras 34 mujeres fueron víctimas de tentativa de feminicidio, la mayoría de ellas atacadas por su cónyuge y ex-cónyuge – 26 casos -, además de por el padre, esposo, enamorado, pareja sentimental, sobrino o un desconocido.

Del total de agredidas, 29 son madres de familia, mientras que la Fiscalía ha presentado 28 pedidos de prisión preventiva y ha formalizado cinco investigaciones preparatorias.

CIENTOS DE DESAPARICIONES

A fines de julio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Defensoría del Pueblo peruana alertaron de la existencia de más de 915 denuncias de desapariciones de mujeres y ni niñas adolescentes en Perú desde el inicio de la cuarentena en el país.

Por ese motivo, la CIDH pidió al Estado peruano que investigue los casos de manera diligente y cumpla «con su deber de protección integral de los derechos de las niñas adolescentes, en particular el derecho a una vida libre de violencia».

Según datos de la Defensoría del Pueblo, desde inicios de este año suman, en total, 2.415 las denuncias de mujeres desaparecidas en Perú (737 adultas y 1.720 menores de edad).

Este miércoles, el responsable de prevenir conflictos sociales de la Defensoría del Pueblo, Rolando Luque, declaró a medios extranjeros acreditados en Lima que la desaparición de mujeres y niñas durante la cuarentena «es un hecho sumamente grave» y que los casos deberían ser tratados como «sospechosos de feminicidio».

«Era evidente que la cuarentena iba a exponer a las personas que estaban en una situación de riesgo en el interior de sus hogares… están expuestas a un dominio, a un control, mucho más fácil de ejecutar en el contexto de la cuarentena», comentó.

Por ese motivo, la Defensoría ha solicitado que se redoble la actividad de investigación policial y fiscal, así como un mayor fortalecimiento de los centros de acogida, ya que si bien «hay un esfuerzo» desde el Ministerio de la Mujer este es «aún muy insuficiente», remarcó Luque.

DENUNCIAS POR MEDIOS ELECTRÓNICOS

El Ministerio Público informó que, en cumplimiento de la Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar, ha «desplegado estrategias y acciones» para asegurar que las denuncias sean atendidas «con la celeridad y compromiso que se requiere para no generar impunidad en los agresores, ni desprotección a las víctimas».

Aseguró, en ese sentido, que brinda atención prioritaria a los casos de violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar, lo que incluye la recepción de denuncias mediante aplicaciones de mensajería en internet y medios electrónicos.

A pesar de la estricta cuarentena que aplicó en su territorio, que aún se mantiene «focalizada» en varias regiones, Perú se ha convertido en el séptimo país del mundo y el tercero de Latinoamérica con mayor cantidad de casos, al acumular actualmente más de 489.000 contagios y más de 21.500 fallecidos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here