La UE solo devolvió a uno de cada tres migrantes irregulares en 2019

0
329
Familias de migrantes centroamericanos intentan subirse al tren la "Bestía" a las afueras de la ciudad de Saltillo, en el estado de Coahuila (México) a la espera de llegar a la frontera estadounidense. EFE/ Miguel Sierra/Archivo

Bruselas – Solo uno de cada tres migrantes en situación irregular en la Unión Europea (UE) pudo ser devuelto a su país de procedencia en 2019, según un documento de la Comisión Europea que pone de relieve el «gran reto» que suponen los retornos de las personas que no pueden pedir protección internacional.

De los 491.195 nacionales de terceros países que se encontraban en la UE de forma irregular en 2019, los estados miembros solo lograron retornar a 142.320, según el informe.

El documento, elaborado por el Ejecutivo comunitario, analiza la primera evaluación sobre la cooperación con los países socios en materia de readmisión.

La tasa de devolución y readmisión, que Bruselas considera «insatisfactoria», se debe a los distintos «desafíos a los que se enfrentan los Estados miembros al aplicar los procedimientos para ordenar el retorno de migrantes irregulares y cuando se coopera con terceros países en readmisión».

Hay grandes diferencias entre los procedimientos legales y administrativos de cada estado miembro, dice el informe, que subraya la necesidad de promover las mejores prácticas.

La pandemia Covid-19 ha añadido complejidad al funcionamiento del retorno y operaciones de readmisión, reconoce la CE.

La UE cuenta en la actualidad con 18 acuerdos de readmisión (entre otros, con Hong Kong, Sri Lanka, Albania, Rusia, Ucrania, Macedonia del Norte, Bosnia y Herzegovina) y con seis pactos (Afganistán, Gambia, Guinea, Bangladesh, Etiopía y Costa de Marfil).

Además, está negociando también acuerdos con Nigeria, Túnez, Marruecos y China.

Bruselas vincula la situación de los retornos con la política de visados a terceros países y señala que el Código de Visados «identifica los próximos pasos inmediatos que, dependiendo de la evaluación del nivel de cooperación, podría conducir a la adopción de incentivos en el ámbito de los visados».

Para aquellos países cuyo nivel de cooperación deba mejorar con respecto a la mayoría de Estados miembros, la Comisión plantea la posibilidad de tomar medidas.

En particular, menciona la idea de presentar una propuesta para aplicar restricciones relacionadas con las estancias de corta duración.

FUTURO PACTO MIGRATORIO Y DE ASILO

Bruselas pone de relieve que un sistema común de retorno de la UE necesita «normas y procedimientos claros», a través de procedimientos eficaces, que garanticen el respeto de los derechos fundamentales.

El futuro Pacto Migratorio y de Asilo, actualmente en negociación, va en esa línea y pretende crear asociaciones migratorias con terceros países «equilibradas, a medida y mutuamente beneficiosas» para ayudar a una readmisión efectiva.

La situación es urgente, teniendo en cuenta que, según datos de Bruselas, solo entre enero y noviembre de 2020 llegaron a la Unión unas 110.000 personas de manera irregular.

La comisaria de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, dijo en un comunicado que un elemento importante del nuevo Pacto Migratorio es el retorno, la readmisión y reintegración «de aquellos que no pueden permanecer en la UE».

«El apoyo de la UE tanto al retorno voluntario asistido como a la reintegración (de los que vuelven) beneficia a todas las partes implicadas, además de mejorar la eficacia del proceso de retorno en general», indicó la comisaria.

Consideró que el informe publicado hoy «ofrece una perspectiva importante sobre qué más se puede hacer para abordar los obstáculos al retorno y la readmisión» e indicó que lo debatirá con los ministros de Interior de la UE. EFE