La ENEE celebra 65 años en medio de una profunda y prolongada crisis financiera

0
640

Tegucigalpa.-  La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) cumple este domingo 65 años de fundación en una prologada e interminable crisis financiera, cuya misión por rescatarla sigue siendo una promesa de los últimos gobiernos hondureños{

La ENEE es inversión, potencia, infraestructura, capacidad, transmisión, generación, distribución y otras funciones que por su particularidad, son imperceptibles para la mayoría de los usuarios, quienes pagan quizá el precio más caro por el servicio en la historia del país.

La estatal sigue siendo el poseedor del mayor parque generador de energía hidráulica del país, con una generación que supera los 500 megavatios, repartidos entre sus centrales: Cañaveral y Río Lindo, El Cajón, Patuca III, El Níspero y Santa María del Real, todas construidas a lo largo de estas seis décadas y media.

La estatal eléctrica posee la red de transmisión y transformación de energía más grande de Honduras, con 80 subestaciones interconectadas a lo largo y ancho del territorio nacional a través de 2,741 kilómetros de líneas de alta tensión y 3,000 torres de transmisión.

Igualmente posee la red de distribución que recorre todo el país, llevando la energía al usuario final a través de 190 circuitos de distribución y más de 64 mil kilómetros de líneas de media y baja tensión.

Para la nueva administración del gobierno a cargo de la presidenta Xiomara Castro, lo que sucede con la estatal eléctrica es uno de sus mayores desafíos, no solo por los retos que en sí misma la empresa conlleva, sino, por los intereses que giran en torno de ella, como lo evidenció claramente en su discurso durante la toma de posesión el pasado 27 de enero.

Hay mucha expectativa –pese a la crisis financiera, que parece no tener solución-, en todos los sectores de la sociedad nacional al respecto de lo que decidirá la mandataria con el presente y futuro de la empresa pública más grande e importante de Honduras.