Julieta Castellanos: “La reciente derrota y señalamientos de corrupción, debilitan al PN y urge nuevos líderes”

0
718

Tegucigalpa.- La exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, consideró que los tres partidos políticos mayoritarios Libertad y Refundación Libre (Libre), Liberal y Nacional, tomaron caminos que comprometieron al Estado como tal, pero que es el nacionalismo que comprometió el futuro de sus próximas dos generaciones en la política.

Sin embargo, consideró que esto no excluye de situaciones complicadas a Libre y a su más cercano aliado, el Partido Salvador de Honduras (PSH), quienes se han aprovechado la coyuntura para avanzar en sus objetivos, sin importar que gocen o no de la legalidad en el Congreso Nacional.

La analista y socióloga, dijo que los acontecimientos gubernamentales y políticos en los últimos años, metieron a Honduras en una situación de expectación e incertidumbre, tanto que tienen un alto impacto en la institucionalidad del Estado.

Pero, que son varias las circunstancias que condujeron a la nación a escenarios penosos como la división en el Congreso Nacional y la solicitud de extradición contra el expresidente Juan Orlando Hernández.

Recordó que la aprobación en el Congreso Nacional, dirigido por el diputado Luis Redondo cuando aún había dos presidentes, de un Decreto de Amnistía, que por su contenido y los delitos que incluye, ha sido calificada como un nuevo pacto de impunidad.

“Estados Unidos sabe, y los hondureños también, que el bipartidismo construyó un Estado impune para todos los delitos donde los responsables son personas con poder, y, por tanto, este país del norte aceleró un proceso que se suponía más pausado”, comentó.

Sobre la situación específica del expresidente Hernández, expresó que, “la detención y el proceso de extradición iniciado, acelera en el Partido Nacional la necesidad de definir el liderazgo que reflote el partido”.

Hizo hincapié en que, la derrota los debilitó a todos; pero la corrupción y los delitos en los que se les involucra, sea que estén señalados, acusados o sobreseídos, debilita al menos dos generaciones de políticos de ese partido; en esencia casi todos los liderazgos del siglo XXI.

En ese contexto señaló que, ahora tendrían que remontarse al gobierno del presidente Ricardo Maduro hacia atrás y buscar liderazgo motivador, innovador, como lo fue Rafael Leonardo Callejas en los años 80, el que ganó las elecciones en 1989 después de tres derrotas del PN.

“El Partido Nacional no puede sostener sus estructuras actuales al margen del poder y en consecuencia tendrá una pérdida de electores. Esta coyuntura que sacude al Partido Nacional trasciende y es un tema de Estado que puede acelerar procesos”, analizó.

Y es que la coyuntura actual de debilidad del Partido Nacional, no solo por el número de diputados, sino por el golpe moral y la amenaza que las mismas acciones legales lleguen a otros miembros del partido, puede ser utilizada por Libre para avanzar en este propósito. Es probable que este sea el escenario próximamente, amplió Castellanos.