Hondureños becados en Taiwán ven una luz al final del túnel

0
299

Tegucigalpa.- El pasado martes martes 11 del presente mes, el canciller Enrique Reina, la diputada Hortencia Zelaya, y el ex embajador de Honduras en Taiwán, Harold Burgos, recibieron una comisión conformada por los representantes de los estudiantes becados en Taiwán, sus padres, y a las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) para discutir el futuro de los becarios que se encuentran en la República de China, Taiwán.

Como resultado de la reunión, el gobierno se comprometió a apoyar económicamente a todos aquellos estudiantes que se encuentran en la isla para que puedan culminar sus programas académicos en ese país si así lo desean.

Asimismo, informaron que la Republica Popular de China está en la disposición de ofrecer programas de becas en mejores condiciones que las que tienen actualmente, pero que respetarán las decisiones de los estudiantes y sus familias en lo concerniente a sus estudios. En la misma también se discutieron los mecanismos para brindarle apoyo todos aquellos jóvenes que se encontraban en el proceso de renovación de sus pasaportes en el país asiático.

La UNAH se ofreció a brindar apoyo técnico y toda su experiencia en programas de movilidad, para garantizar que a los estudiantes reciban la ayuda necesaria y en el futuro planean poner a disposición de los estudiantes un programa de apoyo psicológico para ayudar a todos aquellos jóvenes a quienes esta situación les ha afectado significativamente.

El día de hoy (jueves) , personal llevará a cabo un proceso de entrevistas para conocer las necesidades económicas de cada uno de los estudiantes, para así presentarle a las autoridades estatales un panorama completo de los recursos necesarios para que puedan finalizar sus estudios.

Esta noticia ha traído tranquilidad a los estudiantes y a sus familiares, quienes a la espera de que se firmen los acuerdos oficiales que les garanticen el poder cumplir sus sueños, quieren agradecer la apertura que el gobierno de la presidenta Xiomara Castro del Zelaya ha tenido al escuchar sus razones y preocupaciones, ya que como le fue explicado a las autoridades, lejos de ser un capricho, es temor de dejar en el camino los esfuerzos que han realizado por años.