Fiscal general de EEUU dijo que “aprobó personalmente” el allanamiento a la residencia de Trump y pedirá que la orden sea publicada

0
140

Washington.- El fiscal general Merrick Garland anunció que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha presentado una moción para permitir que la orden de allanamiento a la residencia del expresidente Donald Trump que se usó para la búsqueda sea hecha pública, algo que nunca ocurre hasta que los casos son presentados formalmente ante un tribunal. En este caso, como recordó Garland, tanto Trump como sus colaboradores han hecho pública la información sobre el allanamiento.

«La orden de allanamiento fue autorizada por un tribunal federal tras el hallazgo requerido de causa probable», explicó Garland en lo que parece ser una respuesta directa a las acusaciones de Trump y los republicanos que la acción habría sido «injustificada».

Garland dijo que el caso es definitivamente de interés público y que autorizó personalmente la solicitud de la orden de allanamiento.

«Se proporcionaron copias al abogado del expresidente que estuvo en el lugar durante el procedimiento tanto de la orden judicial como del recibo de propiedad del FBI el día del registro», agregó Garland, quien subrayó que “el departamento no toma esa decisión a la ligera. Siempre que sea posible, es una práctica estándar buscar medios menos intrusivos como alternativa a una búsqueda y limitar el alcance de cualquier allanamiento que se lleve a cabo”.

La mañana del jueves, varios medios reportaron que Trump había recibido meses atrás una citación para que entregara documentos que los Archivos Nacionales consideraban que eran propiedad del gobierno, pero que este no cumplió con la solicitud, pese a que sus abogados aseguran que estaban colaborando.

El fiscal general ofreció una declaración de casi cuatro minutos, al final de la cual dijo que era todo lo que podía decir por el momento. Tuvo que ratificarlo cuando dejaba el podio ante las preguntas que hacían periodistas presentes en la sala.

Desde entonces, Garland ha estado bajo presión de muchos líderes republicanos para que explique la naturaleza del operativo contra el exmandatario, a sabiendas que la política del departamento es no comentar en casos que están siendo investigados.

También el discurso republicano de ‘indignación’ ante el allanamiento colocó a Merrick Garland así como a Chris Wray, el director del FBI, como dos personas en el centro de esta tormenta política y como los que tienen que «dar respuestas» por el allanamiento.

Desde que se conoció la noticia del allanamiento a Mar-a-Lago, muchos republicanos se han alineado rápidamente en plantear el allanamiento a la casa de Trump como una supuesta persecución política o un supuesto uso político del FBI o del Departamento de Justicia.

«No me quedaré de brazos cruzados cuando su integridad sea atacada injustamente. Los hombres y mujeres del FBI y del Departamento de Justicia son servidores públicos dedicados y patriotas. Todos los días protegen al pueblo estadounidense de delitos violentos, terrorismo y otras amenazas a su seguridad mientras protegen nuestros derechos civiles. Lo hacen con un gran sacrificio personal y riesgo para ellos mismos. Me siento honrado de trabajar junto a ellos», dijo Garland.

Tras la operación, se han incrementado las amenazas contra agentes del DOJ y el FBI, de acuerdo con el jefe de la agencia federal, Chris Wray.

La pesquisa en la casa de Trump parece estar relacionada con el hallazgo en febrero de 15 cajas que contenían material de gobierno sensible o clasificado que fueron encontradas en la vivienda de Trump en febrero.

A partir de tal hallazgo y de un potencial delito, los Archivos Nacionales reportaron esta anomalía en el manejo de material de la Presidencia de EEUU al Departamento de Justicia.