El Salvador cumple un año del ingreso de Bukele al Congreso con militares

0
621
Nayib Bukele
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele. EFE

San Salvador .- El Salvador cumple este martes un año desde que el presidente Nayib Bukele ingresó con soldados armados a la Asamblea Legislativa, una acción que prendió las alarmas internacionales y que llevó al Supremo a prohibir al mandatario utilizar al Ejército para fines distintos a los establecidos en la Constitución.

El presidente Bukele entró en el recinto legislativo bajo el resguardo de policías y soldados armados con fusiles de asalto para sentarse en la silla del presidente de dicho órgano, simular el comienzo de una sesión plenaria y orar.

Tras orar en el sitio del líder del Parlamento, Bukele salió para encontrarse con sus seguidores y dijo: «Si quisiéramos apretar el botón, solo apretamos el botón» y pidió paciencia a sus seguidores, quienes gritaban «¡insurrección, insurrección, insurrección!».

Bukele admitió, más de un mes después de lo sucedido, que se trató de «una forma de presión» contra el Parlamento, con el que se encontraba enfrentado por la falta de aprobación de un préstamo de 109 millones de dólares para planes de seguridad de su Gobierno.

Tras lo sucedido, diversas organizaciones de la sociedad civil, naciones y entidades internacionales han expresado su preocupación por la tensa relación que el presidente salvadoreño sostiene con los diferentes órganos de Estado.

La preocupación de las organizaciones aumenta ante la posibilidad de que el oficialismo tome las riendas del Parlamento tras las elecciones legislativas y municipales del 28 de febrero próximo.

En estas elecciones El Salvador renovará a los 84 diputados de la Asamblea Legislativa y, de acuerdo con encuestas recientes, el partido Nuevas Ideas (NI, derecha), fundado por un movimiento de Bukele y dirigido por un primo suyo, puede que sea la formación más votada.

QUE NO SE REPITA Un conglomerado de entidades no gubernamentales, entre estas el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional -Sección El Salvador- y Cristosal, expresaron este martes a través de un comunicado que dicho hecho no debe repetirse.

«Hace una año el presidente Nayib Bukele ocupó militarmente la Asamblea Legislativa para presionar y buscar imponer su voluntad. Mostró un claro comportamiento autoritario y optó por la fuerza bruta en lugar de la razón y el diálogo (…) el presidente intentó un golpe de Estado pero fracasó», señalaron.

Indicaron que tras ese 9 de febrero «el presidente no ha cesado de atacar a la Constitución, a la prensa, a los opositores, a las organizaciones de la sociedad civil y a las instituciones».

ORGANIZACIONES SE PRONUNCIAN Diversas organizaciones de la sociedad civil tienen previsto pronunciarse hoy a un año del hecho, que fue catalogado por algunos sectores como «un intento de golpe de Estado».

Se prevé que manifestantes se concentren en una de las entradas del Congreso, en la estatal Universidad de El Salvador (UES) y en una de las principales plazas de San Salvador.

Además, integrantes de la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares tienen previsto entregar una carta ante la Fiscalía General de la República (FGR) para exigir que se investigue el hecho.

El fiscal general, Raúl Melara, aseguró en agosto pasado que no poseía «elementos necesarios para imputar un delito» por el ingreso de los militares.

«Creo que fueron excesos, sí creo que fue un exceso la militarización de la Asamblea Legislativa. No podemos determinar jurídicamente un hecho de violencia porque no lo tenemos documentado», dijo Melara. EFE