El petróleo de Texas abre con un descenso del 0,29 %, hasta 58,51 dólares

0
567
Según los analistas, el desplome se debe al temor por la falta de capacidad en EE.UU. para almacenar crudo en medio del abismal recorte en la demanda provocado por el parón en la actividad consecuencia del coronavirus.

Nueva York – El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este jueves con un alza del 0,29 %, hasta 58,51 dólares el barril, en una aparente corrección de mercado tras ocho jornadas consecutivas de subidas.

A las 09.05 hora local (14.05 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en marzo restaban 0,17 dólares con respecto al cierre del día anterior.

El petróleo de referencia en EE.UU., igual que ayer, comenzaba la sesión recortando ligeramente las fuertes ganancias que ha acumulado en los últimos días debido sobre todo a los límites al suministro de los grandes productores de la OPEP.

«Los precios del crudo pueden estar cayendo hoy pero el mercado no está una posición mucho peor que ayer o anteayer. La caída es una reacción natural a una racha inusualmente larga de ganancias desde principios de febrero», explicó el analista Bjornar Tonhaugen, de Rystad Energy.

El Texas continuó su progreso ayer tras conocerse una nueva reducción semanal en los inventarios de EE.UU. frente a las expectativas de acumulación que tenían los expertos.

Este jueves, por otra parte, los inversores asimilaban las previsiones sobre el mercado energético divulgadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE), que apunta a que el consumo de petróleo puede recuperar este año el 60 % del volumen perdido por la crisis de la covid-19.

La previsión de la AIE sitúa en la segunda parte de 2021 ese aumento del consumo, en la misma línea que la OPEP, que hoy publicó un informe en el que no obstante estima que la evolución del mercado en los primeros meses del año será peor de lo previsto.

La OPEP prevé que el consumo se recupere a partir de la segunda mitad del ejercicio gracias a los estímulos económicos de los gobiernos y siempre que las campañas de vacunación puedan contener la expansión del virus. EFE