El mundo intenta contener la variante ómicron mientras comienza a expandirse

0
130

Tegucigalpa.-Países alrededor del mundo intentan contener la nueva variante, mientras los científicos aseguran que no les sorprende que haya emergido, por lo que llaman a aumentar los esfuerzos de vacunación.

Dos personas dieron positivo a la variante ómicron del coronavirus en la ciudad de Chelmsford, en el sureste de Inglaterra, y en la ciudad de Nottingham, según lo confirmó el secretario de Salud de Reino Unido, Sajid Javid. El funcionario afirmó que los casos estaban relacionados con viajes desde el sur de África.

Un caso de la variante ómiron también fue detectado este sábado en Italia.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo este sábado al programa ‘Weekend Today’ que no le sorprendería que la contagiosa y preocupante variante ya estuviese en el país.

«No la hemos detectado», aseguró Fauci, «pero cuando tienes un virus que muestra este altísimo grado de propagación y ya se están detectando casos relacionados a viajes, es casi inevitable que eventualmente esté en todas partes».

Javid dijo que los dos casos confirmados se aislaron en sus hogares, mientras se realiza el rastreo de contactos y las pruebas específicas. También aseguró que las llegadas de Angola, Malawi, Mozambique y Zambia tendrán que ponerse en cuarentena a partir del domingo y destacó la importancia de las dosis de refuerzo.

«Es un verdadero recordatorio de que esta pandemia está lejos de terminar», dijo. «Si debemos tomar más medidas, lo haremos».

Muchos países han impuesto restricciones a varios países africanos en los últimos días como Australia, Brasil, Canadá, la Unión Europea, Irán, Japón, Tailandia y los Estados Unidos, en respuesta a las advertencias sobre cuán contagiosa es la nueva variante, contra la asesoramiento de la Organización Mundial de la Salud.

Las compañías farmacéuticas expresaron su optimismo sobre el hecho de que es posible perfeccionar sus vacunas para tratar la nueva variante, aunque eso tomará tiempo.

A pesar de la prohibición de vuelos, existe una creciente preocupación de que la variante ya se haya propagado en todo el mundo. Además del Reino Unido, se han reportado casos en viajeros en Bélgica, Israel y Hong Kong. Alemania también dijo que tenía sospechas sobre un caso positivo y las autoridades holandesas estaban determinando si 61 personas que llegaron en dos vuelos desde Sudáfrica con COVID-19 tenían la variante ómicron.

Varios vuelos llegaron a los Países Bajos desde Johannesburgo y Ciudad del Cabo, poco después de que el gobierno holandés impusiera la prohibición de vuelos desde países del sur de África. A 539 viajeros que dieron negativo en las pruebas se les permitió regresar a sus casas o continuar sus viajes a otros países.

Según las regulaciones gubernamentales, quienes viven en los Países Bajos y regresan a sus hogares deben aislarse durante al menos cinco días.

Un funcionario alemán dijo que existe una «alta probabilidad» de que la variante ómicron haya llegado a ese país.

Kai Klose, el ministro de salud del estado de Hesse, que incluye a Frankfurt, dijo en un tuit que «varias mutaciones típicas de ómicron» se detectaron el viernes por la noche en un viajero que regresaba de Sudáfrica, y estaba aislado en su casa. En el caso de esa persona, la secuenciación de las pruebas aún no se había completado.

La Organización Mundial de la Salud clasificó a ómicron como una variante preocupante debido a su alto número de mutaciones y algunas pruebas tempranas que indican su mayor transmisibilidad en comparación con otras variantes. Eso significa que las personas que contrajeron COVID-19 y se recuperaron podrían contraerlo nuevamente. Podría llevar semanas determinar si las vacunas actuales son menos efectivas contra esta versión.

Es poco probable que los científicos profundicen en sus hallazgos en las próximas semanas, por lo que los gobiernos de todo el mundo han empezado a implementar estrategias de seguridad porque los brotes anteriores de la pandemia se propagaron ​​en parte por las regulaciones laxas.

Casi dos años después del inicio de la pandemia que ha ocasionado el fallecimiento de más de 5 millones de personas en todo el mundo, los países están en alerta máxima.