El FBI busca por aire y tierra a mexicano que mató a cinco hondureños en Texas

0
1650

Texas.- Las autoridades locales de Texas informaron que el autor del tiroteo que disparó fatalmente a cinco personas de nacionalidad hondureña, incluido un niño de 8 años, “podría estar en cualquier parte”, por lo que se ha ampliado el perímetro de búsqueda.

“Ahora podría estar en cualquier parte”, afirmó en una rueda de prensa el sheriff del condado de San Jacinto, Greg Capers, quien ha encabezado la respuesta al trágico suceso.

De acuerdo con Capers, el perímetro de búsqueda ha pasado de unos 7 o 9 millas cuadradas a 15 o 31 millas cuadradas.

En principio, los funcionarios pensaban que tenían acorralado al sospechoso en una zona boscosa no muy lejos de donde había ocurrido el tiroteo; pero, tras una intensa búsqueda, encontraron abandonado el teléfono con el que le habían seguido la pista, así como varias prendas de ropa de las que se había deshecho.

El sheriff explicó que los perros del departamento de prisiones de Texas siguieron la pista al sospechoso durante cierto tiempo, pero perdieron el rastro cuando llegaron a un río.

El autor del tiroteo ha sido identificado como Francisco Oropeza, de 38 años, y nacionalidad mexicana. Los funcionarios locales de Texas han ofrecido una recompensa de hasta 5 millones de dólares a quien tenga cualquier tipo de información que conduzca a su arresto.

Varias agencias del Gobierno federal, incluido el FBI, están colaborando en la investigación del tiroteo, que se produjo en la localidad de Cleveland, en el condado de San Jacinto y a unos 80 kilómetros de Houston.

En la rueda de prensa, el agente a cargo de la oficina del FBI en Houston, James Smith, advirtió de que el autor del tiroteo está considerado “armado y peligroso” e hizo un llamado a los vecinos para que tomen precauciones y estén alerta, de manera que puedan avisar a las autoridades si le ven.

Sin embargo, pidió a los vecinos que no “tomen la justicia por su mano” y que avisen a la policía si lo ven.

Capers explicó que el autor del tiroteo podría estar armado, pero indicó que el fusil de asalto AR-15 con el que perpetró el tiroteo está en mano de las autoridades.

Oropeza era conocido en el vecindario porque le gustaba disparar en el jardín de su casa con un fusil AR-15 y la policía ya había tenido que intervenir en un par de ocasiones, detalló Capers.

En la noche del viernes, el tirador estaba en el jardín de su casa disparando con su fusil AR-15 cuando uno de sus vecinos se le acercó y le pidió que dejara de disparar porque ya era muy tarde y un bebé estaba intentando dormir.

El sospechoso respondió irrumpiendo en la vivienda de sus vecinos para dispararles en el cuello y la cabeza, como si se tratara de una “ejecución”, describió Capers en otra rueda de prensa a primera hora del sábado.

El mexicano mató a Daniel Enrique Lazo (8 años) y su madre Sonia Argentina Guzmán (25), a Diana Velásquez Alvarado (21), a Obdulia Molina Rivera (31) y José Jonathan Cáceres (18), quienes eran pareja, todos de nacionalidad hondureña.