Dos años de clases virtuales llevaron a docentes y alumnos a zona de confort, según autoridades

0
205
Katherine Juliet López, una estudiante de la escuela trébol de ciudad España usa un dispositivo móvil con un panel solar hoy, viernes en támara, al norte de la capital. Muchos niños y adolescentes de Honduras serán afectados en sus estudios en 2020 debido a que, las clases virtuales puestas en marcha por la Secretaría de Educación, por la pandemia de COVID-19, han sido un fracaso, sobretodo en zonas del país donde los alumnos no tienen acceso a las tecnologías. EFE/Humberto Espinoza

Tegucigalpa.- Dos años de clases virtuales a causa de la pandemia, llevaron a los docentes y alumnos a una zona de confort, aseguró este domingo Edwin Hernández, viceministro de Educación.

Todo el tiempo en que los docentes y alumnos permanecieron en sus casas los llevaron a una zona cómoda, de la cual hoy se lucha por sacar, aseguró.

Aceptó que producto de los cambios en la educación en los dos últimos años se ha derivado un déficit importante en la matrícula escolar para el año lectivo 2022.

Aseguró que como autoridades han reducido al mínimo los requisitos para matricular a los menores al sistema de educación pública del país.

Al respecto, refirió que no están pidiendo mayor documentación que una identificación y hasta han suspendido el uso obligatorio de uniforme. Lo anterior en función de motivar una mayor participación en la matrícula escolar.

Aceptó que en el presente año apenas se han matriculado un 62 % de los estudiantes del año anterior.

No obstante no se trata de un buen número respecto a la matrícula del 2019, justo antes de la pandemia.

Acotó que en ese año la matrícula fue de 1.8 millones de estudiantes, sin embargo en el presente se pretende lograr 2.4 millones de estudiantes adheridos al sistema de educación nacional.

 Aceptó que como gobierno están preocupados por la baja participación en el proceso de matrícula escolar para el año 2022.