Cuba suma siete nuevos casos y la primera muerte por COVID-19 en dos semanas

0
142
Una mujer se toma una foto con mascarilla junto al mar en un día de intenso calor, típico de la época de verano, el 10 de julio de 2020 en La Habana, Cuba. EFE/Ernesto Mastrascusa

La Habana– Cuba sumó este sábado siete nuevos casos de COVID-19, cuatro de ellos importados, y registró la primera muerte de un paciente infectado tras dos semanas sin fallecimientos por esta causa, según el parte diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap) de la isla.

El país acumula así 87 fallecidos por el virus y 2.420 positivos, la mayoría en La Habana, la única región cubana que aún reporta contagios, por lo que permanece en la primera fase de la reapertura, mientras que el resto de la isla ya ha pasado a la segunda.

El fallecido es un cubano de 68 años con antecedentes de enfermedad pulmonar e hipertensión, que fue confirmado como portador del virus tras la autopsia, explicó el director nacional de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, en su comparecencia televisiva diaria.

De los siete infectados de hoy, todos cubanos, cuatro son viajeros procedentes de México y Nicaragua, detectados durante el periodo de cuarentena obligatorio para quienes arriben a la isla desde el extranjero.

Los tres restantes residen en La Habana, dos de ellos contactos de casos confirmados anteriormente y uno con fuente de infección desconocida de momento.

Cuatro de los contagiados se mostraban asintomáticos en el momento de la prueba.

Los positivos de este sábado fueron detectados entre 3.339 muestras PCR completadas la víspera, lo que eleva a 202.014 las pruebas de este tipo realizadas en la isla, complementadas con test rápidos procedentes en su mayoría de China.

El número de altas médicas se elevó a 2.254 -cinco en el día-, lo que significa que el 93,2 % de los contagiados con la COVID-19 en Cuba se han recuperado.

En los hospitales cubanos permanecen ingresadas 288 personas. De ellas 77 son casos activos, de los que dos se encuentran graves y el resto evoluciona sin complicaciones.

Otras 233 personas están aisladas en sus hogares bajo sospecha de portar la enfermedad.

La Habana es la única región de la isla rezagada en el proceso hacia la nueva normalidad. Desde hace más de una semana la capital transita por la primera de las tres fases de la reapertura, aunque en las últimas semanas han aumentado los contagios respecto a días anteriores, con más de 80 nuevos pacientes.

La mayoría de los nuevos casos están relacionados con focos de infección surgidos en municipios como el Cerro, donde incluso se ha decretado el cierre de varias manzanas para contener el brote.

La primera fase de la desescalada dispuesta por el Gobierno cubano incluye el restablecimiento de los servicios de transporte público urbano, así como la apertura de playas, cafés y restaurantes con aforo limitado, entre otras medidas.

El resto de territorios de la isla se encuentran en la fase 2, que amplía el acceso a otros lugares públicos, reactiva el funcionamiento de teatros y cines -con limitaciones- y permite la llegada de turistas internacionales, de momento solo a varios cayos de las costas cubanas. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here