Continúa la detención de migrantes centroamericanos que avanzan en pequeños grupos por Guatemala

0
189

Tegucigalpa.-Guatemala continúa este domingo con la detención de migrantes que buscan avanzar por su territorio de manera irregular desde Honduras, y que son integrantes de la caravana hacia Estados Unidos (EEUU).

Tras el aviso que autoridades de migración de Guatemala dieron sobre la posible llegada de una caravana migrante, la fuerza pública y el Ejército desplegó en las fronteras con Honduras a cientos de efectivos para evitar el paso a territorio guatemalteco.

Los migrantes son regresados a Honduras porque no cumplen controles migratorios y sanitarios respectivos.

Migración informó que la mayoría de las personas que integraban la caravana aceptaron retornar a su país de origen, porque no cumplían con los requisitos establecidos para permanecer en Guatemala. “Están siendo asistidas por las autoridades”, agregó la entidad.

La caravana salió el sábado de Honduras con más de 800 personas, pero fue disuelta gradualmente ese mismo día a su llegada a Guatemala por las autoridades locales.

Los migrantes que intentaron ingresar el sábado a Guatemala se dispersaron en pequeños grupos, pero uno de ellos, compuesto por más de 300 personas, mantuvo un breve enfrentamiento con las fuerzas de seguridad que dejó 15 policías y soldados heridos.

En Esquipulas, la Policía Nacional Civil ejecutaba operativos de inspección, mientras un migrante originario de Honduras le pedía insistentemente que lo dejara continuar.

Hay cientos de personas que diariamente se enfrentan a estas barreras fronterizas que les impide su llegar a su destino: Estados Unidos.

Algunos, incluso denuncian que son extorsionados por la policía, mientras que la institución indica que en estos operativos hay personal de la Inspectoría General verificando el actuar de los agentes.

“Nos dicen que si no tenemos plata para pagarles nos regresan a la frontera con Honduras”, dice Karla, una mujer venezolana que pide a las autoridades que los dejen seguir caminando.

Otra mujer identificada como Karla y originaria del mismo país, contó que salió de Venezuela estando embarazada y que ahora su hija tiene 2 años. “Salimos hace mucho tiempo de nuestro país porque está en crisis y ganábamos tres dólares mensuales, primero migré a Ecuador, pero tuvo que seguir”, contó.

Ana Judith Ramírez, coordinadora de la Casa del Migrante de San José, Esquipulas, indicó que el flujo de personas que cruzan la frontera ha aumentado en lo que va de este nuevo año. Durante los primeros quince días del año han asistido a alrededor de 80 personas al día.