Capos guatemaltecos que figuran en el expediente de Juan Orlando Hernández, se declaran culpables en EE. UU.

0
392

Tegucigalpa.– Los primos guatemaltecos Otto René Salguero Morales y Ronald Enrique Salguero Portillo, cambiaron su declaración de inocencia y aceptaron su culpabilidad en delitos de narcotráfico ante la Corte del Distrito Sur de New York, Estados Unidos.

Ambos capos chapines figuran en el expediente que también involucra al expresidente Juan Orlando Hernández, quien a finales de este mes acude a una audiencia de medios probatorios antes del inicio del juicio en abril de 2023.

Los primos Salguero presentaron su declaración de culpabilidad ante el juez Kevin Castel.

El acusado Ronald Enrique Salguero-Portillo cambió la declaración de no culpabilidad y se declaró culpable del cargo 1 y el cargo 3 de la Acusación.

La sentencia para Otto Salguero-Morales y Ronald Salguero-Portillo está programada para el 10 de enero de 2023 a las 2:00 p.m. en la Sala 11D.

Los primos Otto René y Ronald Enrique Salguero, eran dos ganaderos de Los Amates, Izabal, que fueron por 15 años proveedores de cocaína de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

La Fiscalía federal del distrito sur de Nueva York acusó a los guatemaltecos Otto René Salguero Morales y Ronaldo Enrique Salguero Portillo de «conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos» así como por delitos relacionados con la posesión y el uso de armas y artefactos destructivos».

El octubre de 2019, el exalcalde Alexander Ardón, testigo en el juicio por narcotráfico contra el exdiputado Tony Hernández, afirmó ante el juez que El Chapo entregó a Tony Hernández un millón de dólares en la ciudad de El Paraíso, fronteriza con Guatemala en paquetes de 50,000 y 100,000 dólares.

En esa reunión estuvieron presentes además de Tony Hernández y el Chapo los guatemaltecos, Otto y Ronaldo Salguero, entre otros, se indica en los reportes de la fiscalía estadounidense.

En este mismo expediente figuran: Víctor Hugo Díaz Morales, Juan Antonio Hernández Alvarado, Mario José Calix Hernández, Mauricio Hernández Pineda, Amado Beltrán Beltrán, Otto René Salguero Morales, Ronald Enrique Salguero Portillo, Fernando Félix Rodríguez, Geovanny Fuentes Ramírez y Juan Orlando Hernández.

Dos coacusados que se habían resistido a dar el paso parece que podrían declararse culpables y posiblemente testifiquen contra Hernández. Los primos guatemaltecos, Ronald y Otto Salguero, supuestamente fueron testigos de un soborno de un millón de dólares por parte del notorio narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, para la campaña presidencial de Hernández en 2013. El supuesto soborno es la prueba más explosiva contra Hernández, y desempeñó un papel clave en la condena de su hermano Juan Antonio Hernández en 2021, acusado de recibir personalmente el dinero en una reunión en el norte de Honduras.

Linda George, abogada de Ronald Salguero, presentó recientemente un documento sellado en su caso que, según dijo al tribunal, revelaba «inconsistencias en el caso de la fiscalía» contenidas en un informe de un investigador privado que contrató para refutar el testimonio del testigo clave del gobierno, un traficante confeso Alexander Ardón. Sin embargo, en lugar de aprovechar la oportunidad para alegar su inocencia, Salguero despidió a su abogado y retiró el documento del archivo judicial. El juez ordenó que el documento permaneciera sellado.

Otro coacusado clave, el exjefe de policía hondureño Juan Carlos Bonilla, fue extraditado a Estados Unidos en mayo por cargos de narcotráfico. También se enfrenta a la cadena perpetua, aunque no está claro si está cooperando con el gobierno o no.

Mientras tanto, otro coacusado, Mauricio Hernández Pineda, expolicía y primo del presidente Hernández, también irá a juicio en enero. Su decisión de ir a juicio después de más de dos años de negociaciones con los fiscales fue un golpe para los intentos del gobierno de obtener más testigos contra el expresidente antes de su juicio. Hernández Pineda estuvo supuestamente presente en la reunión en la que ‘El Chapo’ pagó el supuesto soborno de un millón de dólares para la campaña de Hernández.