Sacerdote promigrantes oficia misa en Guatemala por 56 fallecidos en México

0
569
EFE

Ciudad de Guatemala.- El sacerdote brasileño Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante de Guatemala, ofició este viernes una misa para los 56 migrantes que murieron en México cuando iban escondidos en un camión.

De pie en el altar de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Guatemala, el sacerdote pidió reflexionar sobre «la realidad que estamos viviendo» en relación al éxodo de centroamericanos y caribeños que se desplazan en busca de un sueño y enfatizó que «cuando un migrante pierde la vida, es pecado».

También «es un pecado» cuando «el migrante no logra realizar su sueño más allá de las fronteras que nos dividen».

Verzeletti, un misionero de la orden scalabriniana, con más de 23 años de trayectoria en Guatemala, aseguró que la eucaristía realizada fue «para los bienaventurados», dedicada «para los migrantes que con valentía tomaron el camino del éxodo, soñando con un futuro mejor».

Un sueño, subrayó, «tan bello, tan lindo, pero en el que (los migrantes) encontraron la muerte».

El religioso, defensor de los migrantes y crítico de los sistemas «represivos» del mundo contra «el derecho humano a migrar», advirtió que «las tragedias han marcado la historia de esta región. Desde el 11 de septiembre de 2001, con la caída de las Torres Gemelas de Nueva York, se empieza a levantar los muros en la frontera de México y Estados Unidos para cualquier ser humanos que busca un futuro mejor».

Además, se preguntó: «¿A dónde llegamos? ¿Por qué pasa esto? ¿Quiénes son los responsables?», a lo que respondió: «Los verdaderos responsables no están muy lejos de aquí», en la Catedral Metropolitana, ubicada frente a la Plaza de la Constitución (parque central) y del Palacio Nacional de la Cultura (oficina de Gobierno).

Se refirió puntualmente a «aquellos que deberían de promover las políticas públicas para el desarrollo humano integral» y a «aquellos que no piensan en el bien común de los seres humanos».

También, sostuvo que «la democracia neoliberal que nos golpea de todos lados, a través de la privatización, del robo, de la impunidad, hoy por hoy está afectando a la clase trabajadora. Los derechos de los trabajadores migratorios y que fuerzan a grandes masas a migrar en la búsqueda del pan de cada día».

Calificó a la sociedad de «altamente indiferente», pues en ella «las estructuras del narcotrfáico crecen a cada día, aprovechándose de los sueños de los migrantes para aumentar su poder económico sin escrúpulos, sin misericordia, sin amor, sin ternura».

La Conferencia de Religiosas y Religiosos de Guatemala, por su parte, indicó en un comunicado de prensa que en las manos de «el Señor» están los fallecidos y sus familiares, así como «tantos otros olvidados, tantos otros que no llegarán a las noticias porque intentaron salir», por lo que enfatizó que «la eucaristía nos une como cristianos y por eso agradecemos a los hermanos presentes en esta celebración eucarística».

Según datos oficiales, hasta el miércoles era 22 los cuerpos identificados de los 56 fallecidos en el accidente sucedido en el municipio de Chiapa de Corzo, todos de nacionalidad guatemalteca, pero a ningún familiar se le ha entregado el cuerpo y así será hasta que dé la orden el cónsul.

El proceso de identificación para los familiares consiste en entregar los papeles oficiales del fallecido, dejar una muestra de sangre y esperar a que los llame el consulado. EFE