¿Qué pasaría en un burdel si clientes y trabajadoras quedasen confinados?

0
297
EFE La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), a cargo de los hospitales públicos del país, informó que en los últimos días se han registrado casos de personas intoxicadas por metanol, quienes han sido atendidos en el Hospital México, en San José. Los últimos casos se presentaron el lunes cuando fueron internadas seis personas provenientes de la comunidad de La Carpio, un humilde barrio en las afueras de San José. Tres de esos pacientes ya murieron. La semana pasada fallecieron cuatro personas intoxicadas por metanol y una mujer logró sobrevivir. El jefe del Servicio de Urgencias del Hospital México, Ricardo González, explicó que los seis pacientes internados el lunes son cinco hombres y una mujer con edades entre 23 y 65 años, quienes ingresaron en condición delicada. Los síntomas iniciales de intoxicación por metanol son somnolencia e inestabilidad, posteriormente pueden escalar a mareos, cefalea y dolor abdominal, y luego convulsiones, ceguera, paro cardiorrespiratorio y hasta la muerte. González expresó su preocupación por el aumento de estos casos, ya que por lo general se trata de pacientes que también deben conectarse a un respirador, aparatos que también son necesarios para atender la pandemia de la COVID-19. El Ministerio de Salud trabaja en la investigación para determinar el origen del licor adulterado y ha realizado decomiso de productos en las comunidades de Aserrí y Alajuelita, ubicadas en San José, y en La Unión, provincia de Cartago. Los productos están siendo analizados en los laboratorios del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa). El año pasado las autoridades de Costa Rica contabilizaron 29 muertes por intoxicación con metanol y 76 intoxicados en total. En 2019 el Ministerio de Salud, la Policía de Control Fiscal, la Fuerza Pública y la Policía Municipal, decomisaron en conjunto más de 66.000 envases de bebidas alcohólicas de marcas legítimas que fueron adulteradas o falsificadas. EFE

Miami, 10 dic (EFE).- ¿Qué pasaría si las mujeres y los clientes de un burdel quedarán atrapados dentro por la covid-19? Esa fue la pregunta que se hizo la periodista y escritora colombiana radicada en Estados Unidos Beatriz Parga cuando estaba confinada por la pandemia y la respuesta llega ahora en forma de novela.

«El burdel» es una novela «creada e inspirada en la pandemia», dice a Efe Parga, quien reside desde hace décadas en Miami.

Parga, que ha trabajado o colaborado con medios como The Miami Herald, Caribbean Review o CNN y escrito libros como «Edén Pastora: Siguiendo el olor de la pólvora», de este mismo año, o «Macho latino», acaba de publicar su novela en Amazon y ya ha recibido muestras de interés para convertirla en una serie televisiva.

La pregunta que se hizo cuando recién se acostumbraba a la nueva situación creada por la covid-19 derivó en una historia que la tomó «por asalto».

«El burdel» cuenta la historia de 17 mujeres, incluidas las dos «madamas», y 12 clientes a partir de que son confinados por las autoridades de «Pandetopia», un país imaginario al que Parga recurrió para evitar agravios.

Las mujeres quedan confinadas dentro del burdel y los hombres en carpas construidas por el Ejército pandetopiano frente al establecimiento, pero eso no impide que haya enamoramientos y hasta un asesinato, además de interferencias desde el exterior.

Parga aclara que nunca ha frecuentado un burdel, pero tuvo excelente información acerca de cómo funcionan de una de las más célebres «madamas» de Sudamérica, a la que entrevistó por su trabajo como periodista y a la que luego trató cada vez que visitaba Miami.

Cuando se declaró la pandemia y el sur de Florida entró en confinamiento, Parga, que como muchos autores no puede vivir solo de la literatura, por lo que trabaja como agente inmobiliario, encontró el tiempo que nunca había tenido y se dedicó «intensamente» durante meses a escribir «El burdel».

«La acogida ha sido muy buena», dice Parga, quien señala que está ya preparando la traducción al inglés y confía en que el interés mostrado por productoras televisivas se concrete en una serie.

El final de la novela es abierto y la autora está pensando en dar continuidad a algunas de las historias de los personajes de «El burdel», según cuenta a Efe.

Hace solo unos meses Beatriz Parga publicó un libro sobre sus entrevistas con el «único líder guerrillero no marxista salido de las montañas de América Latina», el nicaragüense Edén Pastora, el «Comandante cero» de la revolución sandinista, que falleció el 16 de junio de 2020 en un hospital militar en Managua.

Según dijo a Efe cuando salió «Edén Pastora: Siguiendo el olor de la pólvora», prologado por Álvaro Vargas Llosa, no quiso publicar antes sus conversaciones de los años 80 con el «comandante cero», para no causarle problemas ya que acabó regresando a Nicaragua e incluso trabajando para el Gobierno de Daniel Ortega.

Sus «fuertes críticas a los dirigentes sandinistas» y a la revolución «traicionada» podrían haber tenido consecuencias para él, subrayó.