PMOP realiza la operación “Fe y Esperanza” para tomar el control de las cárceles de Honduras

0
445

Tegucigalpa.- Las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), a través de la Policía Nacional del Orden Público (PMOP) dieron inicio este lunes a la “Operación Fe y Esperanza” con la finalidad de retomar el control, dirección y gobernabilidad de los centros penales del país.

En las operaciones simultáneas participan todas las unidades de la PMOP, equipos de inserción helicópteros, fuerzas de contención y requisa, según se informó.

El punto de concentración de las tropas inicio en las instalaciones de la Policía Militar con una oración al Dios de todo el personal.

Después, los elementos de seguridad abordaron los vehículos para comenzar el redespliegue de los batallones de la Policía Militar a los diferentes centros penitenciarios del país.

“Vamos a controlar y poner orden en los centros penales y esto no es negociable”, aseveró el comandante de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), coronel Ramiro Muñoz.

El comandante Muñoz adelantó que harán una clasificación de privados de libertad para que cada quien esté donde corresponda y así quitarles la autoridad.

Sobre el presupuesto que tendrán para tomar el control de las cárceles, comentó que que “la instrucción de la Presidenta (Xiomara Castro) fue clara que los recursos que se necesitarán para establecer los controles en los centros penales lo íbamos a tener”.

En ese sentido, anticipó que la orden de construir una megacárcel en la Isla del Cisne se va a cumplir.

La semana pasada se anunció que la PMOP tomaría el control de los centros penales a partir de este lunes 26 de junio, cuatro días antes de lo previsto.

De acuerdo a fuentes oficiales, el traspaso de los centros penales será sistemático.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, había determinado que desde el 1 de julio el dominio en centros de detención pasaría a la PMOP, sin embargo, después de una reunión entre el secretario de Seguridad, Gustavo Sánchez con su homólogo de Defensa, José Manuel Zelaya, se decidió adelantar la decisión.

Con la operación se hizo énfasis en cumplir con todos los acuerdos internacionales de respeto a los derechos humanos y el cumplimiento de las 122 reglas de Mandela para tratar a privados de libertad.

La determinación de devolver la coordinación a los militares se dio luego de la masacre en la cárcel de mujeres de Támara, con el fin de recuperar el orden y dominio en los centros penitenciarios.