Pandemia agudiza violencia machista en Honduras y expertas piden respuestas

0
91
Una mujer camina frente a un mural que dice "yo no quiero ser violada", en la pared de un edificio en Centro Histórico, este lunes, en Tegucigalpa (Honduras). La epidemia del coronavirus SARS-CoV-2 ha agudizado la violencia contra las mujeres en Honduras que ha dejado 200 muertes y que requiere una estrategia integral para combatirla, alertaron este lunes a Efe expertas. EFE/ Gustavo Amador

Tegucigalpa – La pandemia del coronavirus ha agudizado la violencia contra las mujeres en Honduras, que ha dejado ya 200 muertes, y requiere acciones del Estado para combatirla, alertaron este lunes a Efe activistas y expertas en la temática.

El confinamiento ordenado durante la emergencia sanitaria «solo ha visibilizado y agudizado» la violencia de género en el país centroamericano, donde un promedio de 27 mujeres son asesinadas cada mes, dijo la directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Migdonia Ayestas.

La violencia contra las mujeres es un problema «grave» que se repite todos los años en Honduras, donde según cifras del Observatorio 203 han muerto de manera violenta este año, en muchos casos por su pareja o expareja, señaló.

«Estar encerrados ha significado una carga muy alta para las mujeres, tanto por las agresiones físicas, psicológicas y hasta de abuso sexual», enfatizó Ayestas.

ARRAIGA CULTURA MACHISTA

En su opinión, la violencia machista está instalada en la cultura del país, tradicionalmente dominado por los hombres que creen que las mujeres «están encargadas de la casa y ellos, muchas veces, no apoyan esa labor doméstica, pero ejercen un control y poder ante ellas y eso lleva a una lesión o muerte fatal».

«Estamos hablando de una cultura patriarcal que enseña a los hombres el dominio y a las mujeres, a través de los roles y estereotipos, la sumisión y obediencia», cuestionó la experta.

Destacó además las consecuencias que las mujeres han sufrido por las medidas de confinamiento, el aumento de las responsabilidades en materia de cuidados en el hogar y el cierre de los centros educativos.

El confinamiento por la COVID-19, que deja más de 54.000 contagiados y 1.654 fallecidos, ha producido aumentos en las agresiones físicas y psicológicas en los domicilios, incluyendo femicidios y ataques sexuales, añadió.

El 36 % de los presuntos agresores sexuales son familiares o un conocido, y las mujeres de entre 5 y 19 años son las principales víctimas, según datos del Observatorio de la Violencia.

PROBLEMA DE SALUD

La violencia contra las mujeres es «un problema de salud pública y como se da en todos los países es una epidemia», subrayó Ayestas, quien instó a las mujeres a denunciar las agresiones.

El Estado debe brindar «ayudas y atenciones primarias en salud» a las mujeres durante la emergencia por el coronavirus y garantizar que los servicios sanitarios y de educación están disponibles.

Además, es necesario enseñarles a los niños desde el hogar y la escuela que «las mujeres son iguales que los hombres y, por lo tanto, merecen el mismo respeto».

Otro desafío es empoderar a las mujeres y a las niñas, fortalecer las instancias para erradicar la sumisión y «esta cultura patriarcal» que les afecta, agregó.

CRISIS EXACERBA FRUSTRACIÓN Y RABIA

El confinamiento y el parón de las actividades económicas han «exacerbado» las sensaciones de frustración y rabia en los hombres que descargan sus sentimientos «en las poblaciones más vulnerables, principalmente las mujeres y la niñez», afirmó la directora de la ONG Grupo Sociedad Civil, Jessica Sánchez.

Lamentó que el Gobierno «no ha asumido» la violencia de género como un problema que se puede evitar y ha estado «un poco ausente» en las respuestas.

Las agresiones que sufren muchas mujeres, añadió, por parte de sus parejas exponen a la violencia a los niños y afecta su aprendizaje o su comportamiento.

Ante esta situación, Sánchez propone activar una línea directa que brinde apoyo a víctimas de violencia doméstica y puedan denunciar las agresiones.

VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Sánchez aseguró que la violencia contra las mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más persistentes en Honduras, donde cada 23 horas hay un asesinato de una mujer.

«Muchas mujeres son violadas, acosadas sexualmente, y eso no fue solo un momento, viene de un largo camino de violencia, por ejemplo, niñas que salen embarazadas a los 12 años no quiere decir que las abusaron a esa edad, sino que vienen aguantando abusos desde que tienen 5 o 6 años», explicó.

Cuando una mujer es golpeada significa que ya ha «sufrido gritos, empujones y una situación de discriminación», subrayó Sánchez, quien dijo que la problemática debe ponerse sobre el tapete.

La activista de derechos humanos pidió al Estado impulsar una «estrategia integral amplia» contra la violencia de género en Honduras, donde en 2019 fueron asesinadas 406 mujeres, en la mayoría de los casos abatidas con arma de fuego, según el Observatorio de la Violencia. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here