Más de 40 muertos en un ataque rebelde contra un campo de desplazados en el Congo

0
526

Tegucigalpa.- Al menos 41 personas murieron anoche en un ataque del grupo rebelde Cooperativa para el Desarrollo del Congo (Codeco) contra un campo de desplazados en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), confirmaron hoy las autoridades locales.

«Los milicianos de Codeco mataron a 41 personas en ese campo, hubo siete heridos y varios alojamientos fueron incendiados. Es el recuento provisional», declaró a medios locales este lunes Richard Dheda Kondo, presidente de la jefatura de Bahema Badjere, en el territorio de Djugu, en la provincia de Ituri, donde se encuentra el campamento de desplazados de Lala.

«Para esta masacre, fueron utilizadas armas blancas (como machetes) y armas de fuego», añadió.

El ataque, que se produjo alrededor de las 01.00 horas de la madrugada del lunes (23.00 GMT del domingo), fue repelido cuando el Ejército congoleño acudió al lugar, detalló Kondo.

Codeco ha asaltado campos de desplazados en otras ocasiones, incluyendo uno de sus ataques más mortíferos que dejó al menos 62 muertos en el campamento de Plaine Savo (también en Ituri) en febrero de 2022.

Algunas partes de Ituri han visto recientemente una grave escalada de ataques de grupos armados, sobre todo por parte de Codeco, que representa a la comunidad lendu y se formó como grupo armado en 2018 para luchar contra los abusos del Ejército congoleño.

Algunas de las peores masacres pudieron ser actos de represalia contra la milicia Frente Popular de Autodefensa de Ituri (FPAC-Zaire), que se describe como un grupo de autodefensa para proteger a la comunidad hema contra los ataques de Codeco.

Las comunidades lendu (agricultores) y hema (pastores) mantienen una disputa desde hace tiempo que provocó miles de muertes entre 1999 y 2003.

Ante esta oleada de violencia, la asesora especial de las Naciones Unidas para la prevención del genocidio, Alice Wairimu Nderitu, alertó a mediados del pasado enero del riesgo de que se produzca un genocidio.

Desde 1998, el este de la RDC está sumido en un conflicto alimentado por las milicias rebeldes y el Ejército, pese a la presencia de la misión de las Naciones Unidas en la RDC (Monusco), con 16.000 soldados sobre el terreno.

La ausencia de alternativas y métodos de subsistencia estables han empujado a miles de congoleños a tomar las armas y, según el Barómetro de Seguridad de Kivu (KST, en sus siglas en inglés), el extremo oriental de la RDC es campo de batalla de unos 120 grupos rebeldes.

A mediados del pasado mayo, la jefa de la Monusco, Bintou Keita, alerto de que al menos 518 civiles murieron en Ituri a manos de los grupos armados -sobre todo Codeco- desde diciembre de 2022 y hasta ese momento. EFE