La Fiscalía presenta una moción contra Trump por desacato al Tribunal al violar la orden que le impedía hacer comentarios

0
400

Tegucigalpa.- El expresidente se queja de no poder responder a las «mentiras y vómitos» que se dicen en televisión.

La Fiscalía de Nueva York ha presentado este martes una moción contra el expresidente Donald Trump por desacato al tribunal al considerar que ha violado la orden dispuesta previamente que le impedía a hacer comentarios o declaraciones públicas sobre testigos o posibles testigos en el marco del juicio en su contra por presuntos sobornos.

La moción en cuestión señala que el acusado «violó intencionadamente la orden del tribunal al realizar varias publicaciones en redes sociales atacando a dos testigos: Michael Cohen y Stormy Daniels». «Estos ataques sin duda violan la orden emitida el 1 de abril por la corte», ha indicado el texto al que ha tenido acceso la cadena de televisión CNN.

Los fiscales han solicitado que se aplique una sanción de 1.000 dólares (unos 940 euros) al acusado por cada infracción cometida. Trump señaló en una de las publicaciones que el que fuera su abogado, Michael Cohen, es un «delincuente deshonrado» y se ha referido al juez Juan Merchán y los fiscales como «matones».

«Es absolutamente fundamental que el acusado detenga inmediatamente cualquier conducta que viole las estrechas restricciones de la orden del 1 de abril para proteger la integridad del juicio en curso. Es necesario que el tribunal determine que ha cometido desacato, imponga sanciones y emita severas advertencias para lograr este objetivo», recoge la moción.

Sus palabras llegan en el segundo día de juicio contra el magnate neoyorquino, en el que sigue adelante el proceso para la selección del jurado. Los posibles miembros están siendo sometidos a pruebas en un intento por formar el jurado más objetivo posible.

«Conflictivo y odiador»

El expresidente Donald Trump, que encara este martes su segunda jornada de un juicio histórico en su contra, se quejó en su red Truth Social de sufrir una ley mordaza que no le permite responder a todas las «mentiras y vómitos» que recibe en programas de televisión.

Trump se refiere a la prohibición que el juez le ha impuesto, so pena de multa, de escribir sobre los testigos, los miembros de la fiscalía y de la judicatura, más los familiares de los anteriores, después de que el magnate se haya referido de forma despectiva a la hija del juez Juan Merchan por sus simpatías demócratas.

«Este juez conflictivo, odiador de Trump, no me permite responder a la gente que está en la televisión mintiendo y vomitando odio a lo largo del día (…) Quiero hablar, o al menos tener derecho a responder», dijo

Para Trump, esa ley mordaza es un síntoma de que Nueva York tiene un sistema de justicia que está siendo «diezmado por críticas desde todo el planeta». Pero la persistencia de esa ley mordaza tiene según él una explicación: «¡Injerencia electoral!, escribió. «Mi juicio es un asalto a América», concluyó.

El juicio dio el lunes el pistoletazo de salida. La Fiscalía acusa a Trump de 34 delitos por presunta falsificación documental en el marco de una trama con la que habría intentado ocultar el pago de 130.000 dólares a la exactriz porno Steffany Clifford, conocida como Stormy Daniels, para comprar su silencio y que no hablase de una supuesta relación extramatrimonial antes de las elecciones de 2016. El magnate justificó este pago como parte de sus gastos legales.

La mera selección del jurado (que estará formado por doce jurados y seis suplentes) se antoja ya complicada, habida cuenta de la relevancia del personaje, y podría retrasarse más de una semana. El expresidente sigue insistiendo en que el juicio forma parte de una «persecución política» contra él, de la que culpa directamente a la Administración de Joe Biden.