Fiscales generales de EE. UU. apoyan a farmacias en venta de fármacos abortivos

0
279

Nueva York.- Un grupo de 23 fiscales generales demócratas de Estados Unidos envió este jueves una carta a las cadenas de farmacias CVS y Walgreens apoyando su decisión de vender fármacos abortivos y aclaran a estas empresas que enviarlos por correo «es seguro y legal».

Después de que CVS y Walgreens anunciaran su decisión de ofrecer mifepristona y misoprostol en sus establecimientos, un grupo de estados antiaborto les advirtió de las repercusiones legales si intentan dispensar los medicamentos por correo.

«Aumentar el acceso a servicios de salud reproductiva seguros y asequibles es de vital importancia para la salud y el bienestar de millones de personas en todo el país», indicó en un comunicado la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

La decisión de CVS y Walgreens se produjo después de que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) diera a conocer el pasado 3 de enero una normativa sobre las píldoras abortivas de mifepristona que permitiría a las cadenas de farmacias venderlas en sus establecimientos.

La decisión expandiría el acceso a esta medicación en los estados donde ya es legal, mientras en otros territorios se ha restringido su acceso a raíz de la decisión del Tribunal Supremo del pasado junio, que eliminó la protección constitucional del aborto.

Según las nuevas directrices, estas cadenas podrían ofrecer el medicamento si ha sido recetado por un médico y cumplen ciertos requisitos.

En su misiva, los fiscales generales demócratas recuerdan que la FDA aprobó la mifepristona y el misoprostol hace más de 20 años y que se usan en relación con el aborto y problemas de salud como abortos espontáneos y úlceras gástricas.

Destacan que son medicamentos «seguros, efectivos y confiables» y que estudios médicos han demostrado «una y otra vez» que es falsa la afirmación de los estados antiaborto de que estas píldoras «son mucho más riesgosas que el aborto quirúrgico».

Señalan además que restringir el acceso al aborto mediante medicamentos pone en peligro la salud, la seguridad y el bienestar de las pacientes, lo que a menudo las obliga a retrasar la atención sanitaria o buscar abortos por medios inseguros.

Entre los argumentos expuestos en la carta indican igualmente que contar con la opción de medicamentos para abortos empodera a las mujeres para que elijan de forma confidencial qué método es mejor en función del costo, acceso, su historial médico, edad y el deseo de evitar la cirugía.

Un mayor acceso a la atención reproductiva es especialmente importante para las comunidades marginadas por el sistema de salud, incluidas las personas de color, las de bajos ingresos, con discapacidades, LGBTQ y las que viven en áreas rurales, que enfrentan las mayores barreras para obtener la atención que necesitan de manera oportuna y segura, afirman. EFE