Extitular del Cohep pide al gobierno dejar de buscar “enemigos invisibles” para justificar su incapacidad

0
495

Tegucigalpa – El expresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Santiago Ruiz, instó al gobierno a cesar en la búsqueda de «enemigos invisibles» para justificar su falta de eficacia en la gestión de los problemas que afectan al país.

Ruiz criticó las recientes acusaciones del ministro de Planificación, Ricardo Salgado, quien señaló a las élites del país como responsables de sabotajes en instalaciones eléctricas y de incendios forestales. «Culpar a la derecha de sabotaje ya no convence al pueblo hondureño. Estos no son temas de ideologías ni de disputas electorales, especialmente cuando no estamos en época electoral», declaró Ruiz.

El exlíder empresarial subrayó la necesidad de liderazgo que unifique a la nación, destacando que asuntos como la energía, los incendios y la contaminación trascienden las diferencias ideológicas. Propuso la creación de una mesa técnica que involucre a sectores importantes de la nación para abordar estos problemas de manera efectiva.

Ruiz calificó de «patético» el llamado desesperado del alcalde sampedrano, Roberto Contreras, a la presidenta Xiomara Castro para atender el incendio en El Zapotal, El Merendón. «Es alarmante que se necesite recurrir a los medios de comunicación para pedir ayuda, cuando las autoridades deberían estar usando líneas de comunicación directas y efectivas», comentó.

También se refirió a las múltiples protestas que se registran a diario en Honduras, señalando que estas continuarán mientras no se ofrezcan respuestas adecuadas a la población. Lamentó que los frecuentes cortes de energía están llevando a los habitantes, especialmente en el norte del país, al borde de la histeria. «Esta región es crucial para el PIB del país, y la inestabilidad en el suministro de energía agrava aún más la situación», concluyó.

En resumen, Santiago Ruiz pidió al gobierno rectificar su rumbo y concentrarse en soluciones concretas en lugar de buscar culpables inexistentes para sus fallos en la gestión y planificación.