Católicos hondureños concurren a los templos por el Miércoles de Ceniza

0
613
AME9945. INTIBUCÁ (HONDURAS), 02/03/2022.- Personas participan de la misa que conmemora el Miércoles de Ceniza en la Parroquia Nuestro Señor de Intibucá hoy en Intibucá (Honduras). La Iglesia católica de Honduras celebró la misa del Miércoles de Ceniza, que inicia el período de cuaresma para los católicos, la que se puso en la frente y la cabeza de los feligreses que acudieron a las diferentes parroquias. EFE/Gustavo Amador

Tegucigalpa.- La Iglesia católica de Honduras celebró la misa del Miércoles de Ceniza, que inicia el período de cuaresma para los católicos, la que se puso en la frente y la cabeza de los feligreses que acudieron a las diferentes parroquias.

Centenares de creyentes asistieron desde primera hora de la mañana a los diferentes templos, donde algunos recibieron la ceniza en la cabeza y otros la tradicional cruz en la frente, en señal de inicio de la preparación para la Semana Santa, según constató Efe.

Después de que les colocaran la ceniza, los devotos, todos con mascarilla y cumpliendo el distanciamiento de dos metros, regresaban a su asiento a orar con la mirada cabizbaja.

En la Basílica Menor de Suyapa, en Tegucigalpa, el cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, impuso la ceniza en la frente de los católicos que asistieron a la misa, mientras les decía: «Recuerda que polvo eres y en polvo te has de convertir».

La ceniza que Rodríguez colocó en la frente de los creyentes está hecha de las palmas del anterior Domingo de Ramos, que es guardada hasta el Miércoles de Ceniza.

«La Cuaresma es volver a descubrir que estamos hechos para el fuego que siempre arde, no para las cenizas que se apagan de inmediato, es por Dios, no por el mundo, la eternidad del cielo no por el engaño de la tierra, es por la libertad de los hijos, no por la esclavitud», subrayó el religioso.

El cardenal invitó a los fieles a que este tiempo de Cuaresma, que precede a la Semana Santa, sirva para orar, ayunar y ser generosos con los más necesitados.

El religioso instó a los hondureños a «pensar en los dos años de la pandemia (de la covid-19)», enfermedad que ha dejado alrededor de 400.000 contagios en el país.

«La búsqueda de la salud que muchos dicen que hoy es lo más importante especialmente frente a la covid-19, pero qué pasará tarde o temprano», indicó Rodríguez.

Los primeros dos casos de coronavirus en Honduras, con una población de 9,5 millones, fueron notificados el 11 de marzo de 2020, dos mujeres hondureñas que llegaron al país procedentes de España y Suiza.

El cardenal hondureño dijo que es necesario liberarse de los «tentáculos del consumismo, de las trampas del egoísmo, de querer cada vez más, de no estar nunca satisfechos, del corazón cerrado a las necesidades de los pobres». EFE